El Presidente hizo un balance de sus primeros siete meses de gestión y aseguró que el encarecimiento del costo de vida está en retroceso a la vez que se mostró muy confiado en que "el año que viene, la inflación estará bajo el 20%". "Encontré un Estado devastado, pero cada día estamos un poco mejor", afirma.
El presidente Mauricio Macri aseguró este miércoles por la noche que es "optimista" y estimó que la inflación el año próximo se ubicará "por debajo del 20 por ciento".
"La inflación está bajando y el año que viene vamos a estar debajo del 20 por ciento. La inflación es una mentira, un impuesto", evaluó el mandatario en diálogo con un programa televisivo.
Además, subrayó: "Trabajo para que los argentinos vivan mejor" y resaltó: "Esto es un camino que no podemos revertir después de tantos años de una política equivocada".
Con relación a la suba de tarifas en el gas y el "ruidazo y cacerolazo" llevado a cabo la semana pasada, argumentó que el Gobierno los "escuchó y por eso puso el tope del 400 por ciento".
"La energía es un recurso escaso", insistió el jefe de Estado, quien apuntó: "Cada vez que nos pasamos en consumo se para una fábrica". Consideró que ello es "culpa de un sistema que regala la energía, la gente rica gasta más que los que no tienen recursos".
A su criterio, "con los K (los ex presidente Néstor y Cristina Kirchner) se regalaba energía, y eso produjo que la gente rica gaste 20 veces más que la gente de bajos recursos. Eso es una inmoralidad".

"Encontré un Estado devastado por la mentira y la corrupción. Y si bien la herencia lo he tomado como un desafío, cada día estamos un poco mejor", asegura el Presidente quien a la vez estimó que la economía argentina crecerá en 2017 "entre un 3 y un 3,5 por ciento". Sus proyecciones son mucho más optimistas que las del FMI. Hoy, el organismo internacional vaticinó que el PBI local mejorará a lo largo de 2017 y registrará un crecimiento de 2,8%.

MACRI

Lavado de dinero

Macri dijo que con su gobierno "empezamos una etapa de verdad y sinceramiento fiscal" por lo que llamó a "aquellos que quisieron esconderse de un Estado que los iba a estafar, que confíen".

En ese marco, lanzó: "Yo predico con el ejemplo. Yo traje mi dinero (tenía invertidos 18 millones de pesos en un banco de Bahamas y los repatrió tras conocerse su declaración jurada "con el fin de inyectar confianza a los inversores"). Y la mayoría lo está haciendo. Y espero que la mayoría de argentinos que tiene dinero en negro lo declare, pague sus impuestos y ayude a los jubilados".