Hubo intensos movimientos de cuentas en los últimos días para ordenar datos. La alícuota para ingresar fondos será del 10%. El 5% por inmuebles deberá pagarse "cash". La idea es que desde la primera semana de agosto ya pueda adherirse al nuevo régimen.

El Gobierno decidió esperar los diez días “útiles” para promulgar la ley que incluye el sinceramiento fiscal. Como el Senado la giró al Ejecutivo el 6 de julio, este jueves se cumple ese plazo, que pasa a ser una fecha clave. Según dispone la propia norma, quienes decidan exteriorizar activos deberán presentar el estado de los mismos a la fecha de promulgación, es decir al 21 de julio. En los últimos días hubo frenéticos movimientos de cuentas en el exterior para ordenar cuál será la "foto" que se presentará ante la AFIP.

En otras palabras, los contribuyentes que adhieran al blanqueo deberán mostrar el estado de sus cuentas con fecha de hoy. Pero como los bancos extranjeros informan el extracto de cuenta sólo una vez por mes, debería presentarse el del 31 de julio y de allí deducir en qué situación se encontraba la cuenta apenas diez días antes. El blanqueo de cuentas en el extranjero será un componente clave para el éxito del plan, cuya alícuota (o multa) para los que entren se ubicará en el 10%. Se supone que el principal rubro de los que blanqueen será justamente las cuentas en el extranjero, por encima de inmuebles (alícuota del 5%), compra de bonos (0% de multa pero nula tasa de interés) o suscripción de fondos comunes a cinco años para invertir en inmuebles o en infraestructura.

blanqueo.jpg

¿Cuáles son los próximos pasos tras la reglamentación? Tras el decreto de parte del Poder Ejecutivo vendrán luego las reglamentaciones: dos de la AFIP (por la moratoria impositiva y el blanqueo), pero también del Central, la Comisión Nacional de Valores y la Unidad de Información Financiera.

Se estima que las principales reglamentaciones estarán listas para la semana que viene, aunque algunas como las de la CNV con la emisión de los nuevos bonos podría demorarse un poco más. El objetivo es que ya desde la primera semana de agosto los contribuyentes puedan adherirse al blanqueo. Habrá por lo tanto cinco meses hasta fin de año para ingresar. Luego, en el primer trimestre de 2017 la opción seguirá abierta pero será más cara, ya que la alícuota máxima salta del 10% al 15%.

Seguí leyendo esta nota en Ámbito.com.