El entrenador del Barcelona, Luis Enrique, aseguró que le gustaría "seguir viendo" a Lionel Messi con la Selección argentina, después de que el astro renunciara al conjunto nacional tras perder la final de la Copa América del Centenario frente a Chile.
"Lo dijo en un momento difícil, el tiempo dirá si sigue con su Selección. Como aficionado me gustaría seguir viéndolo, pero pensando de manera egoísta, como entrenador, estoy abierto a cualquier posibilidad", afirmó el DT del conjunto catalán al ser consultado sobre la salida de Messi de la selección, durante su primera conferencia de prensa de la pretemporada.

Embed
Luis Enrique consideró que como entrenador del conjunto culé, la relación de Messi con la Selección argentina "no lo perjudica", pero reconoció que su eventual renuncia evitaría "cargar al jugador" porque quedaría liberado de los compromisos con el conjunto nacional.

Por otro lado, el DT respondió con evasivas al ser consultado sobre la condena de multa y prisión que recibió Messi por la evasión fiscal de 4 millones de euros al fisco español. "No conozco la Justicia ni nada que se le parezca, siempre hay temas candentes alrededor del equipo, como personajes públicos debemos estar al margen. No creo que le afecte a Leo pero él, como protagonista, puede responder mejor", dijo Luis Enrique.

Embed
Según el DT, Messi se reincorporará a los entrenamientos con la misma predisposición que lo hace cada año. "Vendrá como siempre, con ilusión por jugar. Ha tenido más vacaciones por los campeonatos. No tengo dudas que vendrá como siempre porque lo que más le gusta es el fútbol y su hábitat es el campo con sus compañeros", indicó.

"Esta camiseta hace que renueve sus ganas de jugar. No creo que eso no suceda, me preocupa cero", apuntó sobre la posibilidad de que Messi esté desactivado e incluso pensando abandonar el club. "Este verano podría haber ganado la Copa América como hubiera merecido, pero en fútbol puede ganar cualquier equipo, no digo que sea el caso", concluyó.

El rosarino se reincorporará a los entrenamiento del Barcelona el lunes 1º de agosto, después de que el cuerpo técnico del club catalán decidiera darle una semana más de vacaciones.