Los referentes de las tres vertientes en que se encuentra dividida la Confederación General del Trabajo preparan un documento político muy crítico de la situación económica del país que difundirán en las próximas horas.
La reunión de la mesa chica de las tres vertientes de la CGT comenzó este jueves al mediodía, poco antes de las 13.30, con objeto de elaborar un documento "político crítico de la situación económica del país".

El encuentro se lleva a cabo en la sede de la Asociación Mutual de Trabajadores Camioneros con la presencia del titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, del secretario general de Dragados y Balizamiento, Juan Carlos Schmid y de Carlos Acuña (Estaciones de Servicio), representante del gastronómico Luis Barrionuevo, de la CGT Azul y Blanca.

Mientras se aguardaba la llegada del jefe de la CGT Alsina, Antonio Caló, también estaban presentes Abel Frutos (Panaderos), Jorge Solá (Seguros) y Mario Caligari (UTA), entre otros.

En tanto, tal como reveló en su edición de este jueves Ámbito Financiero, el proceso de unificación de la CGT alimenta el germen de su primera escisión. Es que "un sector, que alega contar con la representación de medio centenar de sindicatos y algunos de peso mediano y grande dentro de la estructura de la central obrera, analiza formalizar un sello propio si no son integrados a las negociaciones por sus principales responsables".

"Se trata de la primera sombra de ruptura que se cierne sobre Hugo Moyano, Antonio Caló y Luis Barrionuevo, que junto con los grupos internos mayoritarios de la CGT manejan el ritmo de la fusión, pautada para el 22 de agosto. El Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA) es uno de los últimos sellos surgidos de la dinámica interna de la CGT. Capitaneado por el taxista Omar Viviani, y con un puñado de gremios poderosos como el de los mecánicos (Smata), Unión Ferroviaria (UF) y Luz y Fuerza, es además un vértice clave del bloque Justicialista que comanda Diego Bossio. Sin embargo, su aspiración de ubicar al ferroviario Sergio Sasia como líder a solas (o parte de una conducción colegiada) de la futura CGT encontró por ahora una cerrada negativa de los otros sectores enfrascados en la reunificación".

Segpun reveló Mariano Martin "dirigentes del MASA explicaron que si no son integrados al proceso de unidad analizarán la alternativa de crear su propia CGT. Hasta ahora, sin esa amenaza en el aire, Moyano, Caló, Barrionuevo, los "gordos" de los grandes gremios de servicios y los "independientes" se jactaban de motorizar la fusión más completa de la central obrera desde 2004. Esos sectores se reunirán hoy en Camioneros para discutir un documento crítico al Gobierno, como forma además de fortalecerse ante los otros grupos internos".