La medida se resolvió tras una reunión entre médicos porteños y funcionarios del ministerio de Seguridad. Los profesionales de la salud habían realizado un paro este jueves en reclamo de mayor protección en los nosocomios.

Efectivos policiales volverán a estar presentes en los hospitales porteños luego de la agresión sufrida por una médica en el Hospital Fernández y tras el paro que realizó este jueves la Asociación de Médicos Municipales (AAM), que reclamaban desde hace tiempo medidas integrales para dar seguridad a los profesionales que atienden en las guardias.

Representantes de la AAM mantuvieron una reunión en el Ministerio de Seguridad porteño y allí acordaron que la Policía volverá a estar presente en los hospitales, lo cual era el principal punto que reclamaban los médicos, luego de que en el 2011 el gobierno nacional decidiera retirar a la Policía federal de la custodia de hospitales y subtes, entre otros lugares.

Alcira Fiorini, integrante de la AAM, dijo a Télam que "el principal punto que era la vuelta de la Policía para que custodie los hospitales, en especial las guardias, lo hemos conseguido, ahora ellos van a planificar como hacen la redistribución. Nos prometieron ya que desde mañana íbamos a ver más patrulleros en la zona".

Embed

Fiorini destacó además que la semana próxima "se va a sumar el Ministerio de Salud a esta mesa de trabajo ya que los hospitales les pertenecen a ellos y, además, se tiene que reordenar la cuestión de la infraestructura, es decir por donde ingresa la gente de acuerdo a las características de cada hospital".

La médica destacó que "este es el primer paso de un plan que hay que delinear para que perdure en el tiempo, ya que lo que sucedió en el Fernández fue el punto de inflexión para nosotros".

El titular de la AMM, Jorge Gilardi destacó que este plan "debe tener la dinámica necesaria para que se cumpla cada uno de los cuatro puntos que presentamos con fondos que obviamente debe aportar la Ciudad de Buenos Aires".

Hace cinco días un hombre que dormía en una camilla y fue retirado, ingresó al Hospital Fernández con un caño, agredió al personal médico y rompió materiales y ambulancias.