Toby es un cachorro que fue víctima de la inusitada violencia de su dueño, quien lo golpeó con un palo hasta dañarle un ojo y sus genitales. El joven que lo rescató denunció que en una fiscalía no quisieron tomarle la denuncia.
La crueldad humana llegó a uno de sus límites en la ciudad salteña de Orán, donde un hombre le arrancó un ojo y los testículos a golpes a su perro Toby. El animal fue rescatado por un vecino y se recupera de este salvaje episodio.

"Actuó con una violencia inusitada, de puro gusto parar hacerle daño al pobre animal, él (por el agresor) tenía un palo en una de sus manos y le pegó para dañarle uno de sus ojos, el derecho, y después los testículos", contó Franco Cardozo, el joven que rescató al can.

Embed
El muchacho identificó a Lucio Aparicio, de 25 años, como el agresor del cachorro que hoy se recupera de la tremenda paliza. "También lesionó otras partes de su cuerpo con esa agresión salvaje. Después siguió con su vida como si nada", detalló Aparicio.

Y agregó: "Ni un poco de remordimiento tuvo. Ley nos ampara para divulgar este tipo de maltratos por los medios de comunicación, a los que convoco, y más allá de este acontecimiento, todos nos debemos involucrar para que estos actos inhumanos no vuelvan a suceder".

Es por ello que el joven decidió darle intervención a la Justicia para evitar que el agresor vuelva a maltratar a otro animal. Sin embargo, cuando fue a la fiscalía local, no quisieron tomarle la denuncia.

"Nos dirigimos a la Fiscalía -ubicada en calle Egues 326 en Orán- a realizar la denuncia por maltrato animal, cuando llegamos y hablamos con los empleados de esa oficina, estos determinaron que no era necesario radicar tal denuncia, lo veían innecesario", explicó indignado.

"A esta gente, al parecer, no le interesa hacer cumplir y ejecutar la Ley o directamente no les importar la crueldad contra un animal", se lamentó.