Las autoridades detectaron la presencia del componente psicoactivo del cannabis en las reservas de una diminuta población al sur de Denver, la capital del estado.
La Policía del Condado de Lincoln, en Colorado, Estados Unidos, detectó esta semana la presencia de THC, el químico psicoactivo de la marihuana, en la reserva de agua de una localidad al sur de la capital estatal, Denver.

Hizo falta la intervención de científicos del FBI para descubrir qué tenía de raro el agua de Hugo, una localidad de poco más de 700 habitantes donde ni siquiera hay una tienda de marihuana a pesar de que es legal en ese estado, informó el sitio CNN.

"El agua de Hugo es segura para ducharse, bañarse y lavar la ropa, según fuentes del Condado de Lincoln. Les pedimos que no la tomen", informaron a través de Twitter desde el departamento de Policía local.

Embed

Aunque el consumo y la comercialización de marihuana es legal en el estado de Colorado, las autoridades de Hugo se negaron a permitir tiendas especializadas. Sin embargo, nada parece haber detenido a los vecinos más entusiastas del cultivo de cannabis sativa.

Horas después del descubrimiento de la presencia de THC en el agua corriente de Hugo, las autoridades determinaron que había habido un sabotaje, informó ABC Denver.

Embed
Pero desde el hospital local de Hugo llevaron tranquilidad a la población con la aclaración pertinente de que nadie se intoxicaría por tomar el agua porque "la marihuana cruda no produce efectos, tiene que estar caliente".

"Hace falta una candidad de marihuana procesada (THC) que ninguno de nosotros puede costear como para contaminar la reserva de agua al punto tal de que la gente sufra sus efectos", aseguraron los médicos.

Embed
Como era de esperarse, la tentación de hacer chistes al respecto del pueblo con agua psicoactiva fue demasiado fuerte para los usuarios de las redes sociales. "Creo que todos sabemos quiénes fueron los responsables del misterio", lanzó alguien.

Embed