Primero fue Francia y luego Bélgica. Esta vez, el terror se registró en Alemania. Tras el tiroteo en el shopping de Munich activaron la alerta antiterrorista y convocaron al cuerpo de élite. Angela Merkel encabezará una reunión en la Cancillería germana.

El gabinete de emergencia del Gobierno alemán que encabeza Angela Merkel se reunirá este sábado en la Cancillería, tras el tiroteo producido en Múnich. El hecho, protagonizado por un germano-iraní de 18 años sin antecedentes penales, provocó este viernes un total de diez muertos, incluido el agresor, e hizo activar la alarma antiterrorista en la capital de Baviera.

"No vamos a permitir que los terroristas logren su objetivo, que es provocar la intranquilidad de la población", indicó el ministro de la Cancillería, Peter Altmaier, a través de su cuenta en Twitter.

Desde el ministerio del Interior, asimismo desde esa red social, se transmitió el pesar por las víctimas del tiroteo y el agradecimiento a las fuerzas policiales que participan en el operativo de

El ataque se produjo mantuvo durante horas en vilo a las fuerzas policiales de la ciudad. La activación de la alerta antiterrorista se decidió ya que permite disponer de los efectivos de todos los cuerpos policiales, incluido el cuerpo de elite GSG-9, creado en 1972 tras la toma de rehenes de los Juegos Olímpicos de Múnich.

A través de Twitter, la policía, que colgó sus mensajes en alemán, inglés, francés y turco, apremió reiteradamente y durante horas a los ciudadanos a que abandonaran los espacios públicos de Múnich y no salieran de casa.

Asimismo reclamó no difundir en internet fotos ni vídeos de los operativos policiales y pidió que todas las imágenes fueran colgadas en una página web oficial para ayudar a los investigadores.

El servicio de subterráneo quedó suspendido de inmediato tras el ataque, lo mismo que el resto de transportes públicos, y el servicio no se reanudó hasta que se desactivó la alarma.

La policía muniquesa estableció un número de teléfono (0800 7766350) para atender las llamadas de los familiares de posibles víctimas o personas desaparecidos tras el tiroteo.

El centro comercial Olympia se encuentra en una zona residencial algo apartada del centro, a dos paradas de metro del Estadio Olímpico, pero es un sitio concurrido, con un total de 135 establecimientos.

El tiroteo provocó la alarma general, en un país donde se ha extendido la sensación de que va a ser el siguiente objetivo del terrorismo islámico, tras los recientes ataques de Francia y Bélgica.