El Pirata superó a la T por 4-1 en definición de tiros desde el punto penal, después de que los 90 minutos regulares en el Estadio Mario Alberto Kempes terminaran 1-1.
Belgrano superó esta tarde, en un clásico cordobés que vuelve a jugarse después de 12 años, a Talleres por 4-1 en definición de tiros desde el punto penal, después de que los 90 minutos regulares en el Estadio Mario Alberto Kempes terminaran 1-1.

Matías Suárez, de penal, a los 38 minutos del segundo tiempo, puso en ventaja a Belgrano, y Nicolás Giménez, a los 49 de ese período, a través de la misma vía estableció el empate.

Embed
En la definición desde tiros del punto penal, Mariano Barbieri, Cristian Lema, Jorge Velázquez y Suárez convirtieron para Belgrano, mientras que en Talleres fallaron sus remates Eial Strahman (lo atajó Juan Carlos Olave) y Carlos Quintana (la pelota se estrelló contra el travesaño), y sólo acertó Hernán Encina.

Uno de los grandes protagonistas de la tarde fue el árbitro Fernando Espinoza, quien se equivocó al sancionar las dos infracciones que derivaron en los dos penales del tiempo reglamentario.

Embed
En el penal sancionado contra Talleres, Guillermo Farré se tiró solo al piso cuando vio que un jugador del adversario intentaba cruzarlo, mientras que Barbieri no tocó la pelota con la mano en el penal en favor de la T.

El partido resultó entretenido, ya que ambos equipos lo jugaron como si fuera por los puntos, y quizá por eso en algún pasaje se abusó de la pierna fuerte. Suárez fue uno de lo que más propuso en Belgrano, y asistió en varias ocasiones a Mauro Obolo, pero el artillero no estuvo muy preciso cuando se le presentó la ocasión de convertir.

Embed
Por el lado de Talleres el jugador más activo, al menos en los primeros 45 minutos, fue Victorio Ramis, quien a los 20 de la etapa inicial dispuso de la chance más clara para marcar. Sin la intervención del árbitro Espinoza quizá los 90 minutos hubieran concluido 0-0, porque al fin y al cabo ninguno le pudo sacar ventaja al archirrival.