Mientras el Gobierno necesita de los ingresos de los contribuyentes, busca evitarle un dolor de cabeza al Banco Central con el precio de la divisa.

Esta semana será la "puesta a punto" para el arranque del blanqueo. Tras la promulgación de la ley el viernes, en los próximos días se irán conociendo los decretos reglamentarios de organismos como la AFIP, el Banco Central, la UIF y la Comisión Nacional de Valores. Uno de los aspectos centrales es de qué forma habrá que instrumentar la presentación de la cuenta radicada en el exterior (finalmente la "foto" con la tenencia de activos sería al 22 de julio) y de qué manera habrá que pagar la alícuota del 10% correspondiente. Y lo mismo sucede con el 5%, que es la multa por el blanqueo de inmuebles no declarados tanto en la Argentina como fuera del país.

Según publica Ámbito Financiero, será la AFIP la que tendrá la última palabra respecto de cómo avanzar con estos detalles. Una opción que se terminaba de definir en las últimas horas es que el pago de ese 10% de alícuota por el blanqueo de cuentas en el exterior directamente se deposite en una cuenta del Banco Nación en Nueva York. De esta forma, el objetivo es que los dólares que paguen los contribuyentes representen un ingreso para el fisco pero al mismo tiempo se busca evitarle un dolor de cabeza al Banco Central. Con este esquema que definirá el organismo, sería el propio Gobierno el que determina cuándo y de qué manera utilizará esas divisas. Al mismo tiempo, también se evitaría un costo adicional al contribuyente, ya que traer esos dólares a la Argentina aún por canales legales cuesta entre un 1% y un 2% adicional, que se sumaría a la alícuota del 10% del blanqueo.

Se estima que la recaudación por el sinceramiento de cuentas en el exterior y de activos podría ubicarse entre u$s3.000 y 4.000 millones hasta fin de año. Esta cifra se suma a las emisiones de bonos por parte del Gobierno nacional y provincias, lo que podría generar mayor presión bajista en la cotización de la divisa justo cuando el atraso cambiario empieza a ser un tema de preocupación. En los últimos días el tipo de cambio volvió a operar a la baja y finalizó la semana a $15,19. Una posibilidad es que a partir de agosto, con el menor ingreso de divisas de la cosecha gruesa, baje la oferta de dólares y eso le dé cierto impulso al tipo de cambio. El economista Orlando Ferreres, por ejemplo, estimó que la cotización podría finalizar a $17 a fin de año, pero otros creen que no llegará a superar los $16, lo que acentuará el atraso cambiario en un contexto de aún alta inflación.

La reglamentación también definirá las principales características de la cuenta que deberán utilizar los contribuyentes para blanquear efectivo dentro de la Argentina. Entre otros aspectos, estará exenta del impuesto al cheque y habrá limitaciones para la actuación de la Unidad de Información Financiera en relación con el dinero que se declare. Para quienes entren al blanqueo es clave que una vez exteriorizado su patrimonio no se vean sujetos a una investigación por lavado de dinero u otro tipo de delito. Según dispuso la ley, esas cuentas deberán mantenerse inmovilizadas por el plazo de seis meses.

Otro aspecto que aún es incierto es de qué forma habrá que integrar el 5% correspondiente al blanqueo de inmuebles. Por la información disponible, habrá que pagar todo de una vez y no en tres cuotas, según había circulado en un primer borrador elaborado por la AFIP. El planteo en este sentido es que la persona que informa sobre un bien no declarado podría no contar con el efectivo para pagar la alícuota correspondiente, pero el argumento habría sido desestimado por el titular de la AFIP, Alberto Abad.

Tras la promulgación de la ley, se estima que hoy o a más tardar mañana se conocerá el decreto reglamentario por parte del Poder Ejecutivo, en el que se divulgarán más detalles respecto de los mecanismos de blanqueo y luego será el turno de los demás organismos. Se estima que entre la primera y la segunda semana de agosto el esquema estará plenamente operativo, aún cuando hay 30 días para avanzar con los aspectos reglamentarios de la ley.

Dentro de los detalles que divulgará la AFIP, también habrá un capítulo destinado a la moratoria impositiva, que permitirá el pago de impuestos atrasados con 60 cuotas y límites en el cobro de intereses. En el mismo sentido, también se habilitarán premios para aquellos contribuyentes "cumplidores", como la exención en el pago del impuesto a los bienes personales para los próximos tres años.