Un senador del Frente para la Victoria tendrá que dejar su lugar a un reemplazante del PJ dialoguista. Mientras, el PRO apura la ratificación de Pablo Tonelli pese a las críticas.
El esquema de fuerzas en el Consejo de la Magistratura de la Nación puede dar un fuerte giro y consagrar, por primera vez, la hegemonía del actual bloque oficialista, que podría alcanzar la cantidad de votos suficientes como para tomar todas las decisiones de peso de forma autónoma. Una serie de fallos judiciales en el fuero contencioso administrativo federal -que aguardan el regreso de la feria judicial- van a empujar la definición de este cambio de escenario, en medio de la actual puja entre el bloque identificado con Cambiemos y un diezmado bloque K. La salida del Senador, Ruperto Godoy, y su posterior reemplazo por uno de los hombres fuertes del PJ dialoguista, sumado a la validación del diputado del PRO Pablo Tonelli, que ocupó una vacante que pertenecía al kirchnerismo favorecerán al Gobierno en su intento de purgar Comodoro Py.

Rodolfo Urtubey
Rodolfo Urtubey
Rodolfo Urtubey

Según publica Ámbito Financiero, desde el cuestionado desembarco de Tonelli, el oficialismo contaba con ocho voluntades en el órgano encargado de la selección y remoción de jueces, a un paso de tener 9 sobre 13 integrantes, los dos tercios necesarios para promover juicio político a magistrados o seleccionar las ternas de quienes serán designados jueces. Ese número, prácticamente inalcanzable, puede hacerse realidad para Cambiemos, al regreso de la actividad judicial. El juez en lo contencioso administrativo federal, Enrique Lavié Pico anulará la designación del senador sanjuanino Godoy, que pese a votar en acuerdo con el bloque K en el Consejo, había ido tomando distancia política, en sintonía con los realineamientos del PJ. El argumento con el que fundará su reemplazo será el hecho de que no cuenta con título de abogado, un requisito que había sido eliminado en la ley de reforma del Consejo que el kirchnerismo impulsó junto al fallido paquete de democratización de la Justicia. La Corte Suprema anuló esa intentona, pero no se expidió por voltear ese artículo que le permitió al sanjuanino tener sobrevida, y evitar que lo bloqueen por la vía cautelar.

Su reemplazante ya está designado en la nómina de suplentes. Es el también senador, Rodolfo Urtubey, hombre del peronismo dialoguista y de buena llegada al Gobierno, en la categoría de los PJ "Macri friendly". No es un outsider al ámbito judicial. Fue uno de los propulsores de la reforma del Código Procesal Penal y es uno de los vasos comunicantes del oficialismo con sectores judiciales. Su perfil, no garantiza un automático alineamiento con Cambiemos, pero rompe la dinámica que hasta ahora tenía el Consejo, con cinco votos monolíticos en la oposición.

Lavié Pico también tiene en su escritorio la decisión de ratificar a Tonelli, que ingresó tras un acuerdo de los bloques parlamentarios que le arrebató un sillón al kirchnerismo, que ocupaba Anabel Fernández Sagasti cuya continuidad era hasta 2018. Ese ingreso fue objetado judicialmente -y todas las voces, por lo bajo, eran coincidentes en la interpretación de que el texto constitucional refería a bloques y no a acuerdos parlamentarios para la composición-, sin embargo todo apunta a que el procedimiento de designación sea validado.

Por último, y en el mismo fuero, el juez Esteban Furnari -que compite por alcanzar un puesto en la estratégica Cámara de Apelaciones Contencioso Administrativa- debe definir si valida el regreso del juez y consejero Luis María Cabral a la Cámara Federal de Casación Penal, donde, en una movida de ajedrez, el kirchnerismo lo había desbancado junto a la idea de una nueva ley de subrogancias, que finalmente naufragó. Hasta ahora, Cabral, un hábil jugador político de tribunales no había logrado regresar por vía cautelar, pero la posibilidad llegaría de la mano de Furnari, cuyo fallo le volverá a abrir las puertas de Comodoro Py, en un atractivo doble rol en el Consejo.