Lo decidió el juez federal Julián Ergolini en el marco de la causa Hotesur. La defensa de Florencia había argumentado que no hay una imputación concreta contra la hija de la ex presidenta por lo que se pidió dar marcha atrás con el embargo.
El juez federal Julián Ercolini rechazó habilitar la feria judicial para tratar las cuestiones sobre el embargo que le dictó a Florencia Kirchner sobre 4.664.000 de dólares que tenía en una caja de seguridad en el Banco Galicia y los 1.032.144,91 dólares y 53.280,24 pesos en dos cuentas bancarias en la misma entidad.

Alberto Beraldi,
abogado de Florencia y de su madre, la ex presidenta Cristina Kirchner, había solicitad habilitar la feria judicial de invierno cuando apeló días atrás el embargo preventivo dictado por el juez Ercolini a pedido del fiscal Gerardo Pollicita. Ahora deberá resolver la Cámara Federal, pero cuando Ercolini acceda al recurso.

Embed
"Toda vez que ninguna de las consideraciones que en abstracto formula se encuentran enumeradas en la Acordada 06/2016 de la Excma. Cámara del fuero, donde se detallan las cuestiones que admiten tratamiento durante el receso judicial, es que a la petición realizada en ese sentido, NO HA LUGAR".

En lo que refiere al recurso de apelación interpuesto por la defensa, el juez dispuso enviar el expediente principal al fiscal Pollicita, quien tiene delegada la causa, para que forme el incidente correspondiente.

La defensa de Florencia argumentó que no hay una imputación concreta contra la hija de la ex presidenta en el marco de la causa Hotesur, que no hay peligro de insolvencia y además que todo el dinero estaba declarado, según explicaron fuentes judiciales.

En el escrito, la defensa señaló que la investigación tiene origen ilícito ya que la denuncia de la diputada nacional Margarita Stolbizer se basó en información que se filtró de datos obtenido en un allanamiento realizado por el juez federal Claudio Bonadio, quien investiga a la ex presidente en la causa "Los Sauces".

La medida la había pedido el fiscal Pollicita en un escrito en el que advirtió que los fondos corrían peligro y que debían ser inmovilizados para tener la garantía de que, en caso de que se demuestre que provienen de actividades delictivas, pueda ser recuperado para las arcas públicas.

Pollicita alertó acerca de presuntas pruebas que mostrarían que Cristina Kirchner pretendió sustraer millones de dólares del control de la Justicia y que, para eso, los derivó a cuentas y cajas de las que sólo su hija es titular.