A pocos días del comienzo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, los legisladores oficialistas de Estados Unidos reclamaron que se abstenga "de efectuar declaraciones o acciones que puedan ser interpretadas como un apoyo a la campaña por el juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff".

Un grupo de congresistas demócratas pidió al secretario de Estado de EEUU, John Kerry, que no apoye al Gobierno interino de Brasil que destituyó al de Dilma Rousseff. Expresaron su "más profunda preocupación" por el juicio político a que es sometida la mandataria, que "amenaza las instituciones democráticas"

"Le urgimos a tener el máximo cuidado en sus relaciones con las autoridades interinas de Brasil y a abstenerse de efectuar declaraciones o acciones que puedan ser interpretadas como un apoyo a la campaña por el juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff", pidieron los congresistas al secretario de Estado.

El Gobierno interino, integrado en su totalidad por hombres de raza blanca, planea eliminar el Ministerio de la Mujer, el de Igualdad Racial y el de Derechos Humanos, y sustituir los tres por Secretarías subordinadas al Ministerio de Justicia.

En Brasil ha habido una "apropiación del poder por parte de políticos que no fueron capaces de ganar en las urnas" y el Gobierno de EEUU debería "pronunciarse en contra de la farsa antidemocrática" de Brasil, denunció el congresista de Michigan John Conyers, uno de los firmantes de la carta, en un comunicado.

Este pronunciamiento llega apenas unos días antes de que Río de Janeiro inaugure los Juegos Olímpicos, que se celebrarán del 5 al 21 de agosto.