El presidente francés François Hollande condenó un "vil atentado terrorista" cometido por "dos terroristas que dijeron ser del Estado Islámico", el acrónimo en árabe del Estado Islámico, al llegar a la iglesia donde un sacerdote fue degollado.
"Estamos frente a un grupo, Dáesh, que nos declaró la guerra. Debemos desarrollar esta guerra, por todos los medios, respetando el derecho, porque estamos en una democracia", agregó el presidente a pocos metros de la iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, una localidad de Normandía, a 125 km al norte de París.

Embed
A las 9.30 de este martes, dos secuestradore tomaron de rehénes a cinco personas en la iglesia de Saint Etienne du Rouvray y luego mataron al sacerdote. La policía de Francia abatió a los atacantes. "Dijeron ser del ISIS", aseguró el presidente François Hollande a la prensa una vez que llegó al lugar de los hechos.

Embed