La liga inglesa, una de las mejores competiciones del mundo, implementará castigos más duros: los futbolistas y entrenadores podrán ser sancionados por tocar al árbitro o correr hacia él.
La Premier League, junto a la Federación Inglesa de Fútbol (FA), tiene como objetivo terminar con "comportamiento intolerable" de algunos futbolistas. Por eso, decidieron establecer nuevos dictámenes para la temporada 2016/2017.

Embed
¿CUÁLES SON LAS NUEVAS MEDIDAS?

Enfrentarse cara a cara con el árbitro, establecer cualquier tipo de contacto físico con él o salir corriendo a su encuentro después de que tome una decisión: todas estas, a partir de la próxima temporada, serán merecedoras de ser sancionadas con una tarjeta amarilla.

Además, también serán sancionadas con una amonestación el lenguaje ofensivo hacia el portador del silbato, la agresividad o simplemente propiciar la típica situación en la que varios jugadores lo rodean para recriminarle algún fallo.

Embed
¿QUÉ DIJO EL PRESIDENTE DE LA FEDERACIÓN?

El presidente de la liga inglesa, Richard Scudamore, explicó a la BBC el porqué de estas nuevas medidas: "Hay cosas que suceden en el fervor de los partidos competitivos, y queremos seguir viendo esa pasión, pero jugadores y entrenadores deben ser conscientes de que hay líneas que no deben cruzarse".

Ahora bien, aquellos jugadores que contacten físicamente con los árbitros de un modo que entrañe muestras de agresividad o desafío verán la tarjeta roja de inmediato.