Al igual que el FMI la semana pasada, el organismo con sede en Santiago de Chile revisó a la baja las expectativas de crecimiento de la Argentina y confirmó la recesión de la economía. Así, la contracción económica esperada para este año será mayor a la esperada inicialmente.
El PBI de la Argentina sufrirá durante 2016 una caída del 1,5%, desde un cálculo previo de -0,8%, según indicó este martes la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

El pronóstico es similar al que estimó la semana pasada el Fondo Monetario Internacional (FMI) en las perspectivas de América Latina y el Caribe.

Por su parte, la economía de América Latina y el Caribe se contraería un 0,8% este año, arrastrada por el complejo escenario que enfrenta Brasil y caídas mayores a las previstas en Argentina y Venezuela, aseguró este martes Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL.

Bárcena señaló que el nuevo retroceso que se prevé en la región, luego de la caída del 0,5% el año pasado, está marcado por una situación adversa en comercio exterior e inversiones debilitadas.

"El momento económico que vive la región son shock de términos de intercambio, en donde siguen cayendo los precios de las materias primas", dijo Bárcena. "Con estas cifras y números, lo que se puede determinar es que va a ser más caro el financiamiento, pero la región seguirá teniendo acceso", agregó.

La jefa del organismo multilateral con sede en Santiago, dijo que la desaceleración regional es heterogénea y Sudamérica es el bloque que resulta más afectado, con una caída estimada de su Producto Bruto Interno de un 2,1 por ciento este año.

"Las que nos tiran para abajo los pronósticos son Argentina, Brasil, Ecuador y Venezuela", dijo Bárcena.

En el caso de Brasil, la mayor economía de la región, CEPAL mantuvo su proyección de una contracción económica del 3,5 por ciento este año, debido a nulas señales de repunte de sus principales motores de crecimiento.

Bárcena destacó que el mantenimiento de una elevada tasa de interés y su apreciación cambiaria son dos temas que están conteniendo la expansión del crédito y las exportaciones en Brasil.

"Los números de producción, comercio y servicios en Brasil todavía no hablan de una recuperación necesaria para una menor caída en 2016 (...) en el corto plazo hay desafíos muy fuertes en materia fiscal y en el mediano plazo está retomar las inversiones", dijo Bárcena.

Embed
En contraste, la jefa de la CEPAL destacó que la economía de México se expandiría un 2,3 por ciento, mientras que Centroamérica aumentaría un 3,8 por ciento.

En el desempeño de la región, figura además la baja mayor a la pronosticada en Venezuela con un desplome del PIB de 8,0 por ciento (desde -6,9 por ciento) condicionado por el precio del petróleo y de las importaciones.

Pese a la caída en los precios de las materias primas, Bárcena destacó que la economía colombiana crecería un 2,7 por ciento este año, mientras que Perú y Chile mostrarían una expansión del PIB del 3,9 por ciento y 1,6 por ciento, respectivamente.