Un nuevo retroceso de ventas del iPhone provocó una caída de 27% del beneficio neto de Apple en el tercer trimestre, pero la performance financiera anunciada por el grupo informático estadounidense superó sin embargo las previsiones.
El gigante tecnológico con sede en Cupertino informó que vendió 40,4 millones de iPhones en el trimestre, comparado con los 47,5 millones del mismo periodo del 2015.

La cifra se situó por encima de las previsiones del consenso de analistas que esperaban ventas de 40,02 millones de unidades, lo que permitió que las acciones de Apple reaccionaran al alza en el periodo de negociación electrónica tras el cierre de Wall Street, con una apreciación de alrededor del 7%.

La caída de las ventas de los iPhone por segundo trimestre consecutivo propició una contracción del 14,6% en los ingresos, que totalizaron los US$42.360 millones, frente a los US$49.600 millones del mismo periodo del año anterior.

"Nos complace anunciar unos resultados del tercer trimestre que reflejan la fuerte demanda de nuestros clientes y un desempeño que ya anticipamos al comienzo del trimestre", afirmó en un comunicado el consejero delegado de Apple, Tim Cook.

Por su parte, el director general de finanzas de Apple, Luca Maestri, señaló en una conferencia telefónica con analistas que los resultados habían superado sus expectativas en un trimestre marcado por fluctuaciones en los mercados cambiarios y las comparaciones entre el último modelo de iPhone y los superventas iPhone 6 que les precedieron.

Embed
Los beneficios de Apple sufrieron la primera caída de los últimos 13 años en el trimestre que acabó el 26 de marzo y las ventas de los teléfonos iPhone se contrajeron entonces por primera vez en la historia, un traspié que interrumpió la meteórica carrera del gigante tecnológico.

Uno de los problemas que afronta el titán de Cupertino es la desaceleración de sus negocios en China, que Apple contempla como su próximo motor de crecimiento.

Las cifras publicadas muestran que las ventas en el país asiático cayeron un 33,1% en el trimestre, comparado con un repunte del 112,4% en el mismo trimestre del 2015 y tras una contracción del 26% en el segundo trimestre.

Maestri atribuyó el traspié a factores como la menor fortaleza en la economía china y los altibajos en los mercados de divisas.

"Está muy claro que hay señales de ralentización en China y tendremos que hacerles frente", indicó el ejecutivo, quien aseguró que Apple entiende "bien" el mercado chino y sigue siendo "muy, muy optimista" sobre su futuro en ese país.