El automóvil eléctrico de Tesla con autopiloto que chocó y mató a su conductor en Estados Unidos iba con exceso de velocidad cuando chocó con un camión, revelaron una pesquisa preliminar.
La agencia estadounidense de seguridad vial (NTSB, por su sigla en inglés) dijo que sus investigaciones preliminares mostraron que el Tesla viajaba a 119 kilómetros por hora antes del impacto, por encima del límite de velocidad de 105 kilómetros por hora, pero también informaron que las indagatorias no completaron el análisis del choque o de la causa del fatal accidente.

El automovilista, de unos 40 años, murió el 7 de mayo pasado después que el vehículo impactara contra un camión en Florida, en el primer accidente mortal de un coche autónomo, que despertó preocupación sobre la seguridad de este creciente sector de autos.

"Todos los aspectos del choque permanecen bajo investigación", dijo en un comunicado la NTSB.

La autoridad dijo que las funciones del sistema de ayuda al conductor estaban activadas, particularmente la que permitían el frenado urgente para evitar o amortiguar un choque.

Embed
Tesla había reconocido que los sensores del coche no había detectado al camión que atravesaba la calle debido a las condiciones del clima.

La empresa indicó que el sistema de autopiloto, introducido el año pasado, no es completamente autónomo y los conductores deben ser precavidos de estar al mando y tener el control.

El sistema permite al vehículo cambiar automáticamente de carril, controlar la velocidad y los frenos para evitar un choque, pero también puede ser controlado por el conductor del automóvil.

Los partidarios de los coches autónomos consideran que la tecnología servirá para evitar un alto porcentaje de accidentes que resultan de errores humanos.

La mayoría de los fabricantes de autos también están evaluando desarrollar automóviles autónomos.

BMW anunció que se unió con el gigante estadounidense de informática Intel y con la firma israelí Mobileye para desarrollar un automóvil con autopiloto para su producción de carros en 2021.

Kia, firma de Corea del Sur, se propone producir sus autos con autopiloto para 2020 y la estadounidense General Motors planea probar esta tecnología con el gigante Lyft.

Google manejó su propio automóvil autónomo por unos 2,4 millones de kilómetros con sólo incidentes leves.