Trump se refiere al paquete de emails que Clinton no entregó a las autoridades que investigaron el uso que hizo de un servidor privado para sus correos electrónicos durante su etapa como secretaria de Estado, alegando que contenían información estrictamente personal.

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, invitó abiertamente a Rusia a hackear a su oponente demócrata, Hillary Clinton, y localizar los miles de mensajes que la ex secretaria de Estado borrados de su servidor personal. Mirando a las cámaras durante una conferencia de prensa en su propio resort de golf de Doral, al oeste de Miami, aseguró: "Rusia, si estás escuchando, espero que seas capaz de encontrar los 30.000 emails que faltan". "Creo que nuestra prensa te lo agradecería enormemente", añadió.

Embed

Ante la estupefacción de los periodistas presentes, una informadora le preguntó si no tenía escrúpulos en pedir a una potencia extranjera que interviniera el correo electrónico de su rival en la carrera electoral, respondió rápidamente: "No".

La apelación a Rusia para encontrar los emails borrados de Clinton llega poco después de que se haya apuntado a los servicios de inteligencia de ese país como posible origen de la filtración a Wikileaks de miles de mensajes que ponen en evidencia el trato de favor en las primarias por parte del Comité Nacional Republicano a la también ex senadora y antigua Primera Dama frente al senador por Vermont Bernie Sanders.

Trump recalcó, no obstante, que él no tiene "nada que ver" con Rusia y que desconoce quién se hizo con los correos electrónicos difundidos, llegando a apuntar a "China u otros competidores" como posibles autores del hackeo del servidor de los demócratas. A su juicio, el problema no radica en qué país cometió esa acción, sino en la "falta de respeto" hacia el "incompetente" liderazgo de EE.UU.

Donald Trump

Su única relación con Rusia, señaló, fue la venta por cien millones de dólares a un ruso de una casa que había comprado en Palm Beach, Florida, por 40 millones.

El candidato republicano cargó con dureza contra Barack Obama, a quien calificó de ser "el presidente más ignorante" en la historia del país y agregó que se teme que Clinton, a la que tildó de "desastre", sería "peor".

Trump se sentía fortalecido tras recibir los datos de una encuesta de Los Angeles Times que le sitúan siete puntos por delante de Clinton y de los que presumió con orgullo ante los periodistas.