Una médica fue condenada a dos años de prisión en suspenso y 5 años de inhabilitación por la muerte de una niña que se había atragantado con un carozo de aceituna. En tanto, una segunda profesional de la salud resultó absuelta.
La justicia riojana dio a conocer la sentencia en el caso de Samara Jorge, una nena de 4 años que falleció en abril de 2012, 24 horas después de haberse tragado un carozo de aceituna y tras ser atendida en el hospital Vera Barros de esta ciudad.

Por este caso de mala praxis promovido por los padres de la niña, la justicia condenó a la médica Felisa Luna a dos años de prisión en suspenso y más de 5 años de inhabilitación para ejercer la profesión por encontrarla responsable de homicidio culposo.

Además, no podrá abandonar el lugar de residencia, deberá asistir al patronato de liberados y realizar trabajos no remunerados durante 4 años en escuelas secundarias.

Embed
En tanto, su colega Brenda Rivera fue absuelta de la misma acusación que pesaba sobre ella, añadieron los informantes.

La niña fue atendida por las dos médicas en el hospital local pero la enviaron a su casa sin solucionar su problema y allí falleció de un paro cardiorespiratorio.

Los representantes de ambas partes se manifestaron disconformes con el fallo y anunciaron que apelarán la sentencia.

El abogado de la médica condenada, Cruz Antúnez, dijo que la sentencia era una "aberración jurídica" porque si bien la niña fue recibida en el servicio por Luna y ella le ordenó una radiografía, fue la médica ahora absuelta quien analizó la toma y definió enviar a la nena de regreso a su domicilio.