La jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado ordenó este jueves por la tarde la libertad del ex líder de Hinchadas Unidas Argentinas (HUA), Marcelo Mallo, en el marco de la causa por el crimen de dos colombianos ocurrido en el shopping Unicenter en 2008, pero no será excarcelado hasta que se determine si tiene otras causas pendientes.

Los acusados habían sido apresados días atrás -luego de permanecer semanas prófugos- por su vinculación al arma que se utilizó en los asesinatos. La decisión judicial de detenerlos se produjo luego de un peritaje que determinó que una pistola calibre 40 propiedad de Mallo fue utilizada en el doble crimen de Unicenter.

En un allanamiento a la casa de Mallo se encontró el arma y una pericia de la policía bonaerense concluyó que se usó en el crimen. Guiso, amigo de Mallo y empleado del Registro Nacional de las Personas y de la Universidad de Lomas de Zamora fue detenido porque es el propietario del arma.

La falta de mérito fue dispuesta por contradicciones que se suscitaron con el peritaje de la Tanfoglio 40. Una medida que se hizo en el SAIB de la PFA a fines de junio dio positivo y afirmaba que esa pistola se uso en el crimen de Unicenter.

Ahora la Policia Metropolitana efectuó la repericia con veedores de otras fuerzas (PFA y Bonaerense) y peritos de la defensa. Y esa medida dio negativo. Por esa razón ahora se otorgó la falta de mérito.

La bonaerense en enero pasado había hallado posibles coincidencias entre el arma de Mallo y los proyectiles y casquillos de Unicenter y pedía que se haga el cotejo que luego hizo PFA.

En base a la nueva prueba, Arroyo Salgado consideró que no existían evidencias para dictar el procesamiento de los imputados.

Como la magistrada advirtió la falta de concordancia en los peritajes, que en teoría tienen validez científica y una efectividad de 99,9%, ordenaría abrir una nueva causa penal para investigar lo que podría ser una manipulación en el peritaje.

Trascendió en tribunales que Arroyo Salgado pedirá a la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, y a Cristian Ritondo, ministro bonaerense, que lleven adelante medidas administrativas para determinar la responsabilidad que pudieron haber tenido los peritos y miembros de las fuerzas de seguridad que participaron.

Por su parte, el barrabrava Marcelo Mallo seguirá detenido por una causa de extorsión a disposición del juez federal Luis Rodríguez.