En lo que va del año ya hubo 1.200 casos. El último, fue el de un empresario de la zona oeste de Gran Buenos Aires que fue engañado y pagó 50 mil dólares de rescate. Una moda delictiva que va en aumento.
A pesar de que pareciera ser una moda vieja, esta modalidad delictiva sigue causando estragos. En lo que va del año ya se registraron 1.200 casos, lo que significa siete casos por día.

Este jueves, se conoció el caso de un empresario, dueño de una importante cadena de pinturerías de la zona oeste del Gran Buenos Aires que pagó 50 mil dólares cuando un grupo de delincuentes lo llamó y le aseguró que tenían secuestrado a su hijo, lo cual se trató de una mentira.

Embed
"Durante el primer semestre se viene registrando un promedio de 50 casos con secuestros virtuales que son exitosos para las bandas, logrando recibir dinero o bienes materiales de los damnificados. Pero sabemos que sólo se denuncia el 25% de los hechos", reveló una fuente judicial a Diario Popular.

La cifra surge principalmente de 300 denunciados en fiscalías y 900 como parte de la denominada cifra negra.

Para evitar este tipo de delitos, los investigadores y especialistas recomiendan, nunca decir el nombre completo de la persona a la que supuestamente tienen secuestrado e intentar por otro medio ponerse en contacto para confirmar que se trata de una farsa.