El Gobierno chino aprobó nuevas regulaciones que legalizan definitivamente las actividades de Uber, su rival china Didi Chuxing y otras redes de transporte vía internet, informó hoy la agencia oficial Xinhua.
La nueva normativa, la primera que elabora un país para regular a nivel nacional este tipo de negocios, fue presentada y acaba con años de incertidumbre en los que Uber y Didi operaban de manera alegal en el país asiático, ante las protestas de los servicios de taxi, según el medio estatal.

El Ministerio de Transportes chino, de quien parte la regulación, estipula que estas nuevas redes no necesitan tener su propia flota de vehículos, a diferencia de las compañías de taxi, lo que en la práctica les permite para operar sin miedo a prohibiciones o investigaciones judiciales, como ocurrió en algunas ciudades del país en los dos últimos años.

Embed
Los conductores de estas redes pueden solicitar una licencia de operación y sus empresas serán responsables de que tengan la suficiente cualificación y los vehículos tengan las condiciones de calidad idóneas, señala el documento oficial.

También indica que los vehículos con más de 600.000 kilómetros u ocho años de funcionamiento ya no podrán usarse en estas redes de transporte y aclara que los conductores que hayan sido sancionados por actos violentos, consumo de alcohol, drogas o infracciones de tráfico no tendrán licencia para operar en ellas.

Las firmas de este sector deberán pagar impuestos y seguro de viaje para los pasajeros y tendrán prohibido llevar a cabo políticas agresivas de precios que puedan causar perturbaciones en el mercado.