Un efectivo de la Policía de Río Negro fue detenido esta tarde por la presunta vinculación con la desaparición del agente Lucas Muñoz, visto por última vez el 14 de julio cuando se dirigía a prestar servicio a la comisaría de Bariloche.

La desaparición del policía Lucas Muñoz derivó en la primera detención de un efectivo de la fuerza rionegrina. Se trata de un uniformado quien fue aprehendido por su presunta vinculación con la causa.

A pedido del Fiscal Martín Govetto, se produjo la detención de el agente, que se encontraba en la localidad de Catriel. Además, se llevó adelante el registro de su vivienda y del Destacamento policial donde cumple funciones.

Según publicó ANB, el fiscal Guillermo Lista promovió acción penal contra cinco integrantes de la rionegrina por considerar que tuvieron diferente grado de participación en el allanamiento ilegal realizado a la vivienda del agente policial Lucas Muñoz. Se trata de agentes y altos jefes de la fuerza policial, a quienes se los acusa además de haber alterado prueba. Hasta el momento solo hay un detenido.

Embed

Desde el gobierno provincial manifestaron por su parte que se dispusieron medidas disciplinarias para David Paz jefe de Seguridad Vial, el oficial subinspector Luis Daniel Irusta, el oficial ayudante Julián Maximiliano Morales, el jefe de la Unidad 42, el subcomisario de la misma unidad, José Jaramillo, y Manuel Poblete, subjefe de la Unidad Regional III. Todos ellos fueron suspendidos preventivamente.

En Bariloche, en tanto, se produjo el allanamiento a la vivienda particular del subcomisario José Jaramillo, tercer jefe de la comisaría 42 quien ya había sido desplazado de su cargo.

Lucas Muñoz fue visto por última vez el 14 de julio a las 13.20 cuando se bajó del colectivo y caminó a la comisaría donde trabajaba. En el trayecto se cruzó con otros dos agentes, que lo saludaron y luego lo vieron dialogando con un hombre a bordo de un Chevrolet Corsa gris.