El 29 de julio de 1966 ocurrió una brutal represión en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires por parte de la Guardia de Infantería de la Policía Federal. Distintos actos fueron realizados para conmemorar la trágica fecha.
Con distintas actividades, el Gobierno, sectores académicos y dirigentes de distintos espacios políticos conmemoraron este viernes el aniversario número 50 de la denominada Noche de los Bastones Largos, cuando la Policía Federal desalojó violentamente a estudiantes y maestros de cinco facultades de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

El 29 de julio de 1966, durante la dictadura de la denominada Revolución Argentina, encabezada por Juan Carlos Onganía, efectivos policiales reprimieron duramente a estudiantes y docentes que tomaban cinco sedes de la UBA, siendo los más afectados quienes estaban en las facultades de Ciencias Exactas y Filosofía.

El protesta era a favor de la universidad democrática y autónoma, y el episodio significó la expulsión de las casas de altos estudios de cientos de profesores y científicos del máximo nivel por cuestiones ideológicas.

Embed
El Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, encabezado por Hernán Lombardi, organizó una charla abierta en la Sala Federal del Centro Cultural Kirchner (CCK), donde además se puede visitar una exposición audiovisual conformada con material del Archivo General de la Nación, con la reproducción de fotografías, periódicos y documentos.

Por su parte, la Universidad de Buenos Aires rindió homenaje a los "docentes y no docentes que protagonizaron y acompañaron los acontecimientos de la Noche de los Bastones Largos", con actividades conmemorativas en el Colegio Nacional Buenos Aires, el Centro Cultural Rector Ricardo Rojas y en la Manzana de las Luces.

En ese último lugar se realizó el acto central, donde el rector de la Universidad, Alberto Barbieri remarcó que tras el incidente muchos docentes se fueron del país, ocasionando "la pérdida de adelantos universitarios por muchos años".
Embed
"Pero la lucha posterior de docentes y estudiantes dio sus frutos y en el ´83 muchísimos de esos docentes volvieron a la UBA", resaltó el rector durante la actividad, de la que participaron el ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, su par de Cultura, Pablo Avelluto, además de rectores y decanos de universidades nacionales de todo el país, miembros de los poderes Ejecutivo y Legislativo de la Ciudad de Buenos Aires.

Los docentes e investigadores expulsados recibieron, en manos del rector, medallas y diplomas en reconocimiento a su defensa de la autonomía universitaria
y se descubrió una placa conmemorativa que será colocada donde funcionaba entonces la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA.