Patricia Beatriz Soto, es madre de Matías Rima, el joven futbolista que fue brutalmente golpeado el jueves pasado. La mujer apuntó directamente a la fuerza policial como los responsables del ataque al joven y aseguró que es la segunda vez que es lastimado por efectivos.

Matías Rima tiene 25 años y fue representante de Comodoro en el seleccionado nacional de Futsal. El jueves pasado fue detenido por la policía junto a uno de sus amigos.

Pero, lo que parecía un control de rutina, se tornó una requisa violenta con pedido de documentación incluida. "Así que vos sos Rima, ¿vos te haces el banana no?, ¿vos sos el que se escapa?", le dijeron los efectivos. Matías se identificó y respondió a las agresiones, después de eso "lo golpearon con los puños, le dieron patadas y culatazos hasta que pensaron que estaba muerto, lo cargaron y lo dejaron tirado cerca del Maracaná", explicó a El Patagónico su madre Patricia Soto con la voz entrecortada.

Embed

Su relato está construido por los datos que le brindó el compañero de Matías, que también fue golpeado y quien se encargó de trasladar el cuerpo inconsciente del futbolista hasta la casa de su hermana que vive a pocos metros del Gimnasio Maracaná.

"Dios me lo devolvió porque cuando lo llevamos a internar ni respirar podía, ahora está fuera de peligro, pasó bien la noche", dijo Patricia aliviada y confirmó que desde este mediodía Matías volvió a su casa, aunque seguirá con tratamiento ambulatorio. "Tiene que hacerse una tomografía en la parte de la boca porque teníamos miedo de que tenga la mandíbula quebrada, eso se lo acomodaron los médicos, pero hay que ver si hace falta operar".

Embed

Esta no es la primera vez que Matías es brutalmente golpeado por efectivos policiales: "hace un año lo golpearon también, desde ahí siempre le digo vos cállate la boca, no les contestes, porque él tiene amigos en el Pietrobelli donde vive mi mamá y ahí se juntan en la esquina, algo que la policía no soporta y que lo hice yo misma cuando fui joven, pero esto es inaceptable por eso lo denuncio porque no voy a permitir que me devuelvan a mi hijo en un cajón".

Según publicó El Patagónico, el próximo lunes a primera hora, Patricia dejará asentada la denuncia en Fiscalía. "No quiero que nadie más pase por esto, es muy feo enfrentarse a esa imagen con tu hijo desfigurado y en peligro en el hospital". La primera vez que pasó, "no denunciamos por miedo, porque somos nosotros tres nada más, yo y mis dos hijos, pero ahora esto no va a quedar así".

Como madre, Patricia espera que su hijo se recupere y retome los entrenamientos, pero "si acá va a vivir perseguido por esto, prefiero mil veces que se vaya a jugar a otro lado, porque esto no es vida", lamentó.