Una periodista cubría la aparición de una nena de 5 años, intensamente buscada en Australia, y no se imaginó lo que sucedía a sus espaldas. La policía detuvo a un hombre mientras ella hablaba por la cámara.