El jefe de Gabinete defendió la controvertida medida del Gobierno y evaluó los primeros 7 meses de gestión gubernamental como "muy exitosos en general, en términos de la política, economía, vínculos con el mundo y en cuanto a la posibilidad de cambiar la cultura" del país.
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, evaluó los primeros 7 meses de gestión gubernamental como "muy exitosos en general, en términos de la política, economía, vínculos con el mundo y en cuanto a la posibilidad de cambiar la cultura" del país y "a cómo se maneja el poder, después de 12 años de mucha mentira, mucho enfrentamiento y mucha corrupción".

Desde otra arista, Peña afirmó que "del default no hay que hablar más, del cepo cambiario no hay que hablar más, del dólar no hay que hablar más" y destacó que "se pudo avanzar en el tema de los jubilados, se pudieron cerrar todas paritarias, etc".

"Sabemos qué es lo que está pendiente y entendemos el momento difícil que genera cualquier reacomodamiento de las tarifas, pero mes a mes vamos a estar discutiendo más sobre el desarrollo que viene y menos sobre la emergencia que tuvimos que implementar este primer semestre para evitar que la Argentina se convierta en Venezuela", apuntó en nota con el diario La Capital de Rosario.

Como parte de la misma mirada, el funcionario señaló que "el proceso económico lleva un tiempo, y lo que ya vemos es que en algunos sectores, como en el caso del campo, se vive un despegue muy importante".

Sobre la situación planteada por los aumentos tarifarios, refrendó sus dichos de que "el gas hay que pagarlo" y remarcó que lo único que está abierto como discusión es "cuándo" y que eso dependerá de la definición judicial pendiente.

"Pero es importante que todos entiendan que la Justicia no está planteando que no se pague el gas, está definiendo cuánto hay que pagar. Estamos pendientes de cómo evoluciona el fallo de la Cámara Federal de La Plata, la posibilidad del recurso hacia la Corte", afirmó.

Remarcó que el gobierno está administrando una "crisis energética" derivada de "las malas políticas del gobierno anterior" y añadió que esta situación obliga a "un consumo más responsable y tomando conciencia".

Respecto del proceso de reformas de las escalas para el impuesto a las Ganancias pensado por el gobierno, Peña manifestó que establecieron un compromiso de "enviar el proyecto este año y buscar el consenso para aprobarlo y que a partir del año que viene haya modificación de las escalas".

Consultado sobre un escenario de "injusticias" en el actual régimen de Ganancias, el jefe de Gabinete respondió que "hay que verlo completo. Hay situaciones que claramente hay que atender. También hay que entender, y a veces es difícil, que estamos hablando de porcentajes de los que más ganan en el nivel salarial. Tenemos que discutirlo en un espacio más amplio de un sistema impositivo equilibrado y progresivo y no tan regresivo como es hoy".

Peña defendió la decisión oficial de recurrir a la base de datos de la ANSES para comunicaciones oficiales y en ese sentido dijo que "es absolutamente legal y transparente tener una base de datos integrada en el Estado para mejorar la relación y el vínculo con los ciudadanos".

"Esto se venía haciendo desde hace muchos años, y no son reservados, confidenciales ni sensibles. Son datos de contactación y la mayoría está en el padrón electoral. Lo que buscamos es reducir la fragmentación de que cada área del Estado tenga una mala base de datos. Y la de la ANSES es una mala base, como la de PAMI. Queremos integrarlas para una mejor atención ciudadana", detalló.

Dijo que "no se entiende por qué" la ex presidente Cristina de Kirchner acusó al gobierno de Mauricio Macri de querer establecer un "Estado policial" al instrumentar este sistema vía datos de la ANSES.

"No se entiende por qué dice eso. Ellos tomaron decenas de medidas similares. La ANSES tiene infinidad de convenios, y no sólo intra Estado sino con gobiernos provinciales y empresas privadas. Es una necesidad de Cristina de querer seguir mintiendo y demonizarnos, pero cada vez menos gente le cree y es cada vez más marginal su opinión", amplió.

Sobre la mirada del gobierno nacional respecto de Santa Fe y, en particular, el rol del gobernador Miguel Lifschitz, rubricó las afirmaciones de Macri en cuanto a que tiene "menos vocación para trabajar en equipo" que la generalidad de sus pares provinciales.

"Sí, por supuesto, refrendo las palabras del presidente. Esto se produce en una Argentina que está trabajando fuertemente a nivel federal. Desde el 11 de diciembre hay un nivel de diálogo e interacción con los gobernadores que no se veía desde hace mucho tiempo. Lo que el presidente planteó es que con el gobierno de Santa Fe, en esa escala, es con el que menos se puede lograr esa confianza y trabajo en equipo necesario para esta etapa en la Argentina", se explayó.

En otro orden, ante una puntual pregunta, Peña dijo que Cambiemos primero se tiene que "consolidar en cada lugar del país" antes de pensar en ampliar sus alcances, como sería sumar lo que se denomina como "una pata peronista".

"Sigue siendo un proyecto exitoso (Cambiemos) pero muy joven, y hay mucho trabajo para hacer. Juntos, los partidos que integran Cambiemos, tenemos que ver la posibilidad de incorporar independientes, referencias de otros partidos que tengan la vocación de sumarse. Hay que verlo caso por caso. Pero estamos muy orgullosos de ser parte de Cambiemos y esa es nuestra identidad", indicó.