"¿Por qué no adelgazas?" La frase, dicha con buena intención, no suele caer nada bien a la persona con unos (o muchos) kilos de más. Pero la realidad es que no hay gordito feliz, tal y como asegura la doctora María Amaro, médica nutricionista y directora de la Clínica Feel Good, "sino una persona que, simplemente, se adaptó a esa forma de vivir, a no poder hacer ciertas cosas, a ser discriminado, a no poder vestirse como quiere sino con lo que puede, a llevar como una mochila con piedras a diario... y a perder salud sin darse cuenta".
Para este tipo de persona, nunca es un buen momento para empezar a adelgazar. "Muchas veces son los familiares y amigos quienes quieren que se ponga a dieta esa persona que tanto aprecian pero no saben cuál es la palabra perfecta para abordar el tema sin herirlos. Yo creo que esa palabra es ´salud´. Los kilos de más solo traen problemas hoy y mañana. Un sobrepeso supone un desgaste físico tremendo así que, cuanto antes se ponga remedio, antes lo agradecerá el cuerpo", prosigue esta nutricionista.

La tan famosa "campaña bikini", con la que muchos reajustan esos kilos de más ante el verano, tampoco ayuda a las personas obesas en este objetivo, tal y como reconoce Amaro. "De hecho la primera idea a transmitir es que debemos huir de la frase ´campaña bikini´ u ´campaña boda´ o cualquier otro evento que haga que nos sometamos a una dieta ´milagro´ que, por lo demás, es muy probable que sea dañina tanto física como mentalmente, además de inefectiva".

Embed

La clave es apostar por la salud


Es verdad, reconoce esta doctora, que la "campaña bikini" "es el eslogan más usado antes del verano pero como médico, y dadas las cifras de obesidad, creo que debemos enfocar el problema en poner remedio a la obesidad mucho más allá de un tema estético, sino tratándolo como un problema de salud, que es lo que en realidad es", insiste Amaro.

Poner fin a esos kilos de más no es un capricho, una moda, o un asunto banal, advierte esta médica, "sino algo necesario para evitar las complicaciones adicionales que esta trae consigo (hipertensión, diabetes, ictus, problemas cardiovasculares, problemas traumatológicos...). Para esto además no hace falta ser muy mayor, ni estar muy gordo, sino sencillamente tener algunos kilos de más que tu cuerpo va a aumentando progresivamente año tras año".

Por tanto, aquellos que entienden que alguien querido necesitaría adelgazar, "deberían apostar por transmitirle la idea de cuidar su salud", insiste esta doctora. "Que no buscamos que se meta en una talla 38, sino que es necesario tener un cuerpo sano, y mantenerlo en el tiempo, porque es el único que tenemos. No hay recambio". Lo que no hay que hacer, prosigue, "es bombardear a esa persona con imágenes de tipazos, sino con lo bien que se va a sentir cuando empiecen a dejar de dolerle las rodillas". Al fin y al cabo, concluye, "nacimos para ser reales, no perfectos. Y un cuerpo sano significa bonito, pero no según los cánones que establece la moda. La salud implica belleza, tanto física como mental, y esto no se puede medir según unos cánones estéticos".