El nuevo entrenador de la Argentina no pasó desapercibido en su faceta como jugador. Zaguero central de profesión, se convirtió en el cuarto defensor más goleador a nivel mundial y el segundo a nivel nacional, sólo superado por Daniel Passarella.
La Comisión Normalizadora decidió elegir a Edgardo Bauza como reemplazante de Gerardo Martino como entrenador de la Selección argentina. El Patón es un director técnico de renombre, sobre todo por las Copas Libertadores conseguidas en 2008 y 2014, con Liga de Quito y San Lorenzo, respectivamente.

Sin embargo, a pesar de que sus cualidades como DT están garantizadas, el Patón fue un baluarte como jugador. Jugó la mayor parte de su carrera en Rosario Central. Su debut en primera se produjo de la mano de Carlos Timoteo Griguol en el Campeonato Nacional de 1977, con una holgada victoria de por 4 a 0 ante Quilmes.

Bauza-Joven.jpg
Sin embargo, a pesar de que sus cualidades como DT están garantizadas, el Patón fue un baluarte como jugador. Jugó la mayor parte de su carrera en Rosario Central. Su debut en primera se produjo de la mano de Carlos Timoteo Griguol en el Campeonato Nacional de 1977, con una holgada victoria de por 4 a 0 ante Quilmes.

Bauza-Joven.jpg
Vistió la camiseta del Canalla en 310 partidos, donde anotó 80 goles, y salió campeón de primera división en dos ocasiones: Nacional 1980 y Campeonato 1986/87. A Newell´s, su clásico rival, le marcó 9 tantos. También pasó por Independiente en Argentina en la temporada 1985/1986, Junior de Colombia (siendo dos veces subcampeón colombiano), y por el Veracruz de México.

Bauza-Joven.jpg
El Patón no pasó desapercibido por el fútbol. En base a fuerza y talento, se convirtió en el cuarto defensor más goleador de la historia mundial (108), sólo superado por el holandés Ronald Koeman (193), el argentino Daniel Passarella (134) y el español Fernando Hierro (110). A su vez, es el segundo de la historia argentina, detrás del Kaiser.

Bauza-Joven.jpg
A nivel selecciones, integró la Selección argentina conducida por Carlos Bilardo en la Copa Mundial de Fútbol de 1990, en la que la Albiceleste terminó cayendo en la final ante Alemania, producto de un polémico penal que el mexicano Codesal luego de una barrida de Roberto Sensini.