Una encuesta reveló que las expectativas y el humor de los argentinos se derrumbaron debido a la caída del consumo y el aumento de los precios. Ante esta situación, muchos decidieron cambiar sus hábitos.
Las expectativas y el humor de la población se deterioraron en julio, como lo refleja una encuesta de Analogías que muestra una caída del consumo y desaliento respecto de los planes de corto y mediano plazos. Las principales preocupaciones se centran en la suba de precios, el desempleo y el cierre de las empresas, aunque también la suba del dólar es un factor de inquietud. Al respecto el 46% de los encuestados espera una devaluación y sólo un 33% estabilidad.

Embed
Sobre los hábitos de consumo, el 69% de los encuestados señalaron que restringirán el consumo de energía y servicios públicos, un 65% las compras de indumentaria, el 64% de artículos de almacén, casi el 60% bajará compras de electrodomésticos y más del 57% de carne. Casi el 71% no espera comprar o cambiar el auto en los próximos meses, más del 90% no viajó para vacaciones de invierno cuando un año atrás el ratio fue el 67%. La gran mayoría, más del 50%, considera que las beneficiadas con el Gobierno de Macri son las empresas multinacionales (casi 30%) y las grandes nacionales (más del 21%).

Sobre el futuro, la encuesta refleja un deterioro de las expectativas, ya que más gente cree que va a estar peor; el 16,4%, mucho peor; el 12,3% y 15,7%, igual de mal que ahora. Sólo el 12% cree que va a estar mucho mejor y el 22,1%, mejor. Sin embargo, estos niveles cayeron respecto de la medición anterior de mayo. También la llegada de inversiones extranjeras sufrió un ajuste de expectativas: antes el 43% la esperaba, ahora sólo el 27%.