Después de transformar su rostro en tirante y artificial, y recibir muchas críticas, el actor volvió a un cutis mucho más fresco.

Tom Cruise logró, a los 54 años, volver a tener casi la misma imagen con la que conquistó Hollywood de joven. Como podrán observar en las imágenes que compartimos a continuación, no se perciben arrugas pero tampoco grandes indicios de botox, que fueron protagonistas de su rostro en los últimos años.


Seguí leyendo en RatingCero.com