El ministro de Energía, Juan José Aranguren, justificó el aumento en los servicios públicos y reiteró que Argentina ya "no tenía capacidad para importar" de los países limítrofes. Insistió en que los incrementos fueron graduales.
El ministro de Energía, Juan José Aranguren, volvió a defender el tarifazo en los servicios públicos de gas, luz y agua, pidió "un esfuerzo" a los que votaron a Cambiemos para recomponer el sistema y tener energía más barata. Además, afirmó que los combustibles no sufrirán nuevos aumentos este año.

En este sentido, el funcionario negó estar incumpliendo las resoluciones judiciales que frenaron el tarifazo. "No hay tal desobediencia porque cuando emitimos la resolución del tope de 400%, se hizo en el momento en que interpusimos un recurso extraordinario pero la cámara no lo interpretó así. Yo mismo mandé una nota al interventor de Enargas para que suspendiera hasta que la Cámara se expida", dijo.
Embed
"Como veníamos, si no hacíamos nada, nos íbamos a quedar sin energía. Porque no tenemos más capacidad para importar de los países limítrofes", consideró el funcionario.

Y puntualizó: "Reconocemos la angustia en la población, pero tenemos que pedirle al grupo social que nos ha votado este esfuerzo para lograr en poco tiempo más tener una energía más barata para satisfacer la demanda del país".

En tanto, resaltó: "La recomendación que ha hecho el Gobierno nacional es que aquel que pueda pagar la factura lo vaya haciendo, aunque sea parcialmente". "En todo caso cuando vuelva la refacturación puede llegar una nota de crédito", recomendó.

Además cuestionó la política energética del gobierno kirchnerista y aseguró que el país "se dio el lujo de importar el 30 por ciento de la energía que necesita, lo que es un crimen".

"Este nuevo gobierno tiene la obligación de decir la verdad y la verdad es que estos últimos años hemos perdido la oportunidad de desarrollar trabajo nacional y lograr mejoras en la productividad", aseguró.

El ministro lamentó que un país "rico en recursos como lo es Argentina, tanto fósiles como renovables, se ha dado el lujo de importar el 30 por ciento de la energía que necesita, lo que es un crimen".

Por otro lado, Aranguren sostuvo que la nafta "no volverá a subir" durante 2016, mientras insistió en que el aumento en las tarifas fue "gradual".

Aranguren formuló estas declaraciones al participar en Mendoza del despacho de cuatro generadores de vapor que Industrias Metalúrgicas Pescarmona (IMPSA) fabricó para la Central Nuclear Embalse ubicada en la provincia de Córdoba, que permitirán "dar energía argentina para más argentinos".