La mitad de los argentinos mayores de 18 años consultados dijo tomar vino en forma habitual, según un informe presentado este miércoles por la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR).
La entidad tiene a su cargo el Plan Estratégico Argentina Vitivinícola 2020, y presentó el estudio "Tendencias del consumo de vino en Argentina en la última década: desafíos y oportunidades", elaborado por el consultor Guillermo Olivetto.

La presidenta de COVIAR, Hilda Wilhelm -productora de Lavalle-, en Mendoza, sostuvo que "la vitivinicultura es una importante actividad del oeste argentina que involucra a 150 mil familias en forma directa y es una de las cadenas de valor más organizadas".

Destacó que la Argentina es el séptimo país que tiene superficie sembrada con uva y es joven en la exportación donde ocupaba el octavo lugar en 2013.

Olivetto dijo que se trata de un "diagnóstico" que hicieron con la Consultora W, en una investigación muy amplia con bodegas, otros sectores y una consulta internacional que, en total, incluyó 1.750 entrevistas con consumidores mayores de 18 años.

Embed
Explicó que en el mundo el sector vitivinícola está estabilizado porque había en la década del ´80 un consumo de 223 millones de hectolitros, que al momento de la encuesta llegaban a los 243 millones.

Al mercado interno, en la Argentina el sector comenzó a dedicarse en 2004 y así ahora el 75%, de 3 a 4 litros que se producen en el país se consume en la Argentina.

"Somos un país que toma el vino que hace"
, dijo el consultor, y agregó que son "15 millones de argentinos los que consumen habitualmente vino (no necesariamente espumantes)".

Los datos indican que el vino es un producto de consumo masivo en el mercado argentino, penetra en 5 de cada 10 hogares, y el 75% de lo que se produce se vende en el mercado interno.

"En 6 millones de familias de la Argentina se consume vino al menos de una vez por trimestre, alcanzando así a 14.600.000 de personas (casi la mitad de la población mayor a 18 años)", manifestó.

Ocurre que en los últimos tiempos se verifica una fuerte incidencia de bebidas sin alcohol ya que el 84% dice consumir gaseosas; el 51%, vino; el 34%, fernet; 58%, cerveza.

Entre cerveza y vino es el 90 por ciento del consumo de alcohol en la Argentina y en consumidores encabeza la lista mundial Estados Unidos, seguido por Francia, Italia, Alemania, China y en el octavo lugar la Argentina.

Pero Francia, per cápita ocupa el primer lugar en el orbe, y en la Argentina, de alcohol se consumían 80 litros por persona al año en 1980 y descendió a 77 litros, el 7 por ciento mientras que había llegado a 92 litros en 1970.

El 83% de los argentinos consultados toman vino "en casa"
y el 63%, la cerveza y el 54%, el fernet afuera mientras que en la Argentina el 81% toma vino cuando come.

El vino tinto sigue siendo el elegido por el consumidor argentino por un 88%,
ante un 23% que prefiere el blanco; sólo un 3% elige el rosado: esta elección evolucionó entre 1996 y 2014, del 40 al 76 por ciento de litros consumidos.

Un 47% lo toma solo pero hoy también se lo diluye: 29% elige el hielo; el 21%, la soda; el 12% la gaseosa y 4%, el jugo.

Algunos mitos que derrumbó el análisis, según Olivetto, lo abonan los resultados: el 38 por ciento de la gente toma vino en el almuerzo, el 16%, cerveza y 4 de cada 10 mujeres consume vino habitualmente.