Los jóvenes que habían protagonizado una pelea en un bar en la que un comisario de policía acabó con la mandíbula fracturada, podrán regresar al país.

Los rugbiers estaban varados en Brasil desde hace cuatro meses por orden judicial y pasaron casi tres semanas en una prisión carioca, una jueza de Río de Janeiro autorizó este miércoles la salida del país a los cuatro deportistas argentinos, los cuales habían protagonizado una pelea en un bar en la que un comisario de policía acabó con la mandíbula fracturada.

La magistrada Gisele Guida, del 41er. Tribunal Criminal de Río oyó este miércoles a los acusados de "lesiones graves", Hernán González, 35, Patricio Velázquez, 34, Tomás Fernández, 33, y Adrián de Donato, 31, todos jugadores del club bonaerense Los Cedros, así como al comisario de la Policía Civil Gustavo Rodrigues, y testigos de ambas partes, y decidió que no existen ya motivos para que los argentinos no puedan volver a su país a la espera de una definición del juicio.

Embed

Según publicó La Nación, el abogado de los rugbiers, André Perecmanis, informó que " están esperando que les devuelvan los pasaportes a los deportistas y terminar toda la documentación necesaria, pero que esperan que este jueves, ya emprendan regreso a Buenos Aires".

Los jóvenes deportistas eran parte de un grupo de rugbiers que habían ido a jugar unos partidos amistosos y la madrugada del 11 de marzo se vieron envueltos en una discusión con brasileños mientras tomaban unos tragos en el boliche Palaphita Kitch, dentro del Jockey Club, en el barrio de Gávea. En la pelea que siguió, Rodrigues, quien no vestía uniforme ni se presentó en ningún momento como efectivo policial, resultó lesionado. Agentes de seguridad del local intentaron controlar la situación pero llamaron a la policía, que detuvo a siete de los argentinos, tres de ellos en la puerta del local, donde no habían participado siquiera de la confusión,

En marzo, los siete quedaron en libertad condicional pero a González, Velázquez, Fernández y De Donato no se les autorizó a abandonar Brasil, hasta ahora.