Bárbara García Crespo
Bárbara García Crespo
Hugo Emilio Rybar era empleado de Defensa Civil. Salió de su casa el 18 de julio por la tarde y lo encontraron en el Hospital de Quilmes un día después, porque estaba anotado como NN. Había sufrido un accidente de tránsito. Los documentos estaban en la Comisaría 5ta, pero nunca avisaron a su familia del hecho. Creen que en la fuerza está involucrada y esconden pruebas.
El 18 de julio, Hugo Emilio Rybar de 57 años salió con su moto para llevar a arreglar una computadora a un local. Ese es el único dato certero que tiene su familia, que, un día después, lo encontró en terapia intensiva en el Hospital de Quilmes. El 22 de julio, Hugo falleció.

"Hablo con mi tía el martes (por el 19 de julio) a la mañana para saber cómo estaba y me cuenta que mi primo (Hugo) no había vuelto del día anterior, que no había ido a trabajar y nadie sabía nada", relata Elizabeth Zubko-Kwaszuk, prima de Rybar a minutouno.com.

En ese momento comenzaron una odisea por distintos centros de salud sospechando que algo malo le había pasado.

"Fuimos a todos los hospitales, incluso al de Quilmes, pero como estaba como NN, nos dijeron que no había nadie con ese nombre. Lo encontramos de casualidad", explica. Es que la médica que lo atendió lo reconoció por haber trabajado con él anteriormente y dio aviso a sus compañeros bomberos. "Si no lo hubiese reconocido, creo que hasta el día de hoy seguiría desaparecido", agrega.
"Lo encontramos de casualidad. Estaba anotado como NN"

"Lo encontramos tirado en la vía pública inconsciente. Sólo con la ropa", les dijeron en el centro de salud. Pero ellos sabían que había salido con un morral donde transportaba una computadora. En un primer momento creyeron que se había tratado de un hecho de inseguridad, luego pensaron en un accidente.

Las pertenencias de Hugo, tanto la mochila como sus documentos, estaban en la comisaría 5ta de Quilmes. Los efectivos jamás dieron aviso a la familia o compañeros de trabajo que el bombero había sufrido un accidente o que había sido internado. Se trata de la misma comisaría en la que días atrás (15 de julio) el Ministerio de Seguridad bonaerense removió la cúpula luego de que un menor de 17 años denunciara haber sido abusado por policías.

Embed
"Eso fue lo que más nos llamó la atención. ¿Cómo es posible que teniendo los documentos, sus pertenencias, no nos hayan avisado? ¿Tan difícil era? Estuvimos más de 20 horas sin saber qué pasó", cuestiona Elizabeth.
"La policía tenía los documentos pero jamás nos avisaron que a Hugo le había pasado algo"

Otro misterio es el lugar donde ocurrió el hecho. "Nos dijeron que había sido en San Luis y calle 390, después que había sido en San Luis y Urrestarazu", cuenta la mujer. Hay ocho cuadras que separan ambas direcciónes, pero lo más curioso, es que la policía no tiene ningún acta que informe que en esas direcciones hubo un accidente de tránsito.

Embed
"Es todo muy confuso, por eso creemos, además porque hay rumores que lo sostienen, que en el accidente estuvo involucrada la policía y que por eso no hay constancia de nada", asegura Elizabeth.

Según cuenta, testimonios que llamaron a programas de radio locales contaron que vieron el accidente y que se trataba de un patrullero que perseguía a unos ladrones en moto quee embistieron a Rybar.

"Después del accionar que la policía tuvo con nosotros, me parece muy creíble esa versión. Pero necesito conseguir los testigos", agrega.

Este miércoles, Elizabeth, quien se está haciendo cargo de la investigación por parte de la familia ya que su tía tiene 84 años, estuvo en la UFI N°9 donde se tramita el caso. "Nos entrevistamos con la Instructora Judicial Victoria Chaile, que nos aseguró que se había tratado de un accidente y que estaba por cerrar el caso".

"Cuando le dijimos el trato que recibimos de parte de la policía, que nunca nos avisaron del accidente a pesar de tener los documentos y que queríamos denunciarlos, nos dijo que no nos iba a servir de nada, que así se manejaban y que ibamos a perder el tiempo", añade.

La semana próxima se presentarán, junto a su abogado, Claudio Lartigue a la UFI para ver el expediente, la autopsia y realizar la denuncia contra la comisaría. "La instructora quiere cerrar la causa sin haber visto la autopsia. Para ella no hay dudas de nada, pero para nosotros es todo muy confuso. Merecemos una explicación, estamos hablando de una vida",expresa Elisabeth.