El defensor de Lanús, Gustavo Gómez, una de las figuras en el equipo que se consagró campeón en el último torneo y pretendido por Boca, tendría futuro italiano al conocerse que tanto el Milan como la Fiorentina están interesados en sus servicios.
En tanto, el presidente de Lanús, Nicolás Russo, junto con el vice primero Luis Chebel, están en Asunción, Paraguay, para cerrar la negociación con los directivos del club Libertad por la compra del 50% del pase de Gómez, que mantenía la institución paraguaya.

Por esta operación, Lanús abonará 2.500.000 dólares para quedarse con el pase completo del jugador y negociarlo con alguno de los dos clubes italianos, casi descartando la posibilidad de transferirlo a Boca Juniors.

Russo le expresó a la prensa que "hasta el 31 de agosto hay tiempo para analizar la oferta más conveniente para transferirlo, y si no se concreta Gómez continuará en el club, por lo menos, hasta diciembre próximo".