El extraño comportamiento de la mascota hizo pensar a los padres de Phillipa Woods que algo andaba mal. Es que el can no paraba de olfatearla y no quería dejarla sola ni un momento.

Phillipa Woods, de 2 años, parecía estar completamente sana pero sus padres descubrieron que tenía leucemia gracias al comportamiento extraño de su perra Bessie.

el perro de niño olfatea su cáncer oculto
La mascota de la familia no paraba de olfatear a la pequeña y no quería dejarla sola ni un instante. Por eso, sus padres decidieron llevarla al médico y allí les confirmaron que la pequeña estaba en la etapa temprana de un tipo agudo de leucemia.

La pequeña ya va a recibir su segunda ronda de quimioterapia y aunque le espera un difícil tratamiento, los padres están agradecidos de que Bessie los haya ayudado a descubrir la enfermedad a tiempo.