La ministra de Educación se mostró de acuerdo con los apercibimientos "que permitan la buena convivencia en el aula" y "respetar límites para el aprendizaje".
La ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, avaló este viernes a los docentes que aperciban a estudiantes que jueguen al Pokémon Go en horario de clase, al afirmar que cada escuela "tiene autonomía y poder para definir su régimen de utilización de la tecnología".

Si bien afirmó que "la tecnología que usa el Pokémon Go puede usarse con fines pedagógicos, como por ejemplo, para recorrer el Cabildo y ver qué pasó con la historia argentina", la funcionaria se mostró de acuerdo con los apercibimientos "que permitan la buena convivencia en el aula" y "respetar límites para el aprendizaje".

Embed
"No estamos en contra de la tecnología ni vamos a prohibir los celulares, pero sí vamos a establecer reglas de convivencia en la escuela", afirmó la ministra, y subrayó: "Queremos que los chicos puedan usarla, pero responsablemente".

Acuña advirtió que las llamadas de atención como la que recibió un alumno del Colegio Nacional del Monserrat, en Córdoba, por salir del aula para cazar un pokémon en el patio, no se debe al uso en sí mismo del celular, sino a que el alumno "salió del aula (sin permiso) y no respetó el aprendizaje".

"No podemos pensar que la tecnología es lo malo", afirmó en declaraciones a la prensa, y destacó que "hay aplicaciones interesantes y los teléfonos garantizan conectividad de buen nivel en escuelas que no la tienen. Con el celular también se puede aprender", completó.