El Sumo Pontífice les pidió a los directores mundiales de Scholas Occurrentes que no "se dejen abatir por quienes con otros intereses buscan desplazarlos" y ratificó su continuidad al frente de la fundación pontificia. Sin embargo pidió que refuercen las donaciones empresariales y particulares pero que no reciban dinero del Gobierno "en un contexto de crisis y ajuste".
El papa Francisco les pidió a los directores mundiales de Scholas Occurrentes, los argentinos José María del Corral y Enrique Palmeyro, que no "se dejen abatir por quienes con otros intereses buscan desplazarlos" y ratificó su continuidad al frente de la fundación pontificia, nacida en Buenos Aires y extendida por el mundo para difundir el ideario educativo del pontífice.

Una carta firmada de puño y letra por Francisco, fechada en el Vaticano el pasado 17 de julio desestima y echa por tierra las versiones que hablaban de un supuesto malestar del pontífice y un inminente alejamiento de los directores argentinos de la conducción de Scholas.

En el encuentro, los directivos le presentaron a Francisco un detallado informe de la gestión que la fundación realiza en 190 países. Fue el primer encuentro 'cara a cara' que ambos directores mantuvieron con Bergoglio luego de que quedaran en el ojo de la tormenta -dos meses atrás- cuando, en otra carta que se hizo pública, el Papa les expresó su "miedo de que empiecen a resbalar en el camino hacia la corrupción", al pedirles que rechacen los 16.666.000 pesos que les había otorgado por decreto el gobierno de Macri, a pedido de la misma fundación.

La carta completa:
"Queridos José y Quique: gracias por el informe de gestión y auditoría presentados y felicitaciones por el trabajo de integración y compromiso ciudadano que acaban de realizar en Puerto Príncipe, Haití y en la Villa 31 de Argentina. En este tipo de cosas se ve el carisma de Scholas y la necesidad que tiene hoy día la juventud de una intuición educativa de este calibre", comienza el texto.

Y a continuación escribe: "No se dejen abatir por quienes con otros intereses buscan desplazarlos o cambiar la esencia y misión de Scholas".

"Sé que para ustedes y todo el equipo es un esfuerzo inmenso llevarla adelante, pero también sé que los frutos logrados en los jóvenes son grandes y también sé que es quizá una gran respuesta a la crisis educativa en esta cultura del descarte", agrega el pontífice.

Al igual que en el texto anterior, Francisco volvió a señalar que "la mística de Scholas entraña servicio y gratitud" y, en ese línea, agradeció a "todas las empresas e instituciones que los están ayudando para llegar con esta esperanzadora propuesta a todos los jóvenes del mundo".

"También (quiero) extender mi gratitud a los referentes de las Iglesias locales y de otras confesiones religiosas por ser parte de esta iniciativa multicultural y a los gobiernos por abrir las puertas de las escuelas y transformar así estas acciones aisladas en políticas de estado que recuperan el pacto educativo", agregó.

Específicamente en el caso de Argentina, Francisco les pidió que refuercen el financiamiento de la organización con donaciones de empresas y particulares y, por el momento, no acepten dinero del gobierno de Mauricio Macri, en el marco de un "momento de crisis y ajuste" en el país.

En agosto de 2015, a través de un quirógrafo, el Papa decidió cambiar el status legal de Scholas y convertirla en una fundación de derecho pontificio, un rango que implica el apoyo de la Santa Sede, luego de un período de prueba en el ámbito de la Pontificia Academia de Ciencias del Vaticano, de la que es titular el arzobispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo.