"Después de Río quiero dedicarme a la medicina y ser mamá", afirmaba la Peque meses antes del inicio de los Juegos Olímpicos. Ahora, con el oro en su poder, la bonaerense podrá meterse de lleno en su otro gran deseo.
Paula Pareto pensó en abandonar el judo luego de competir en Beijing 2008. También lo analizó tras Londres 2012. Ahora, en Río 2016, se quedó con la medalla de oro y se subió a lo más alto del podio, haciendo sonar bien fuerte el himno argentino.

Embed
Más allá de su presea dorada, la Peque ya había logrado algo para sentirse orgullosa de sí misma: en 2014 se recibió de Médica en la Universidad de Buenos Aires. Sin embargo, fiel a su esencia, ni bien le dieron el resultado decidió continuar con su entrenamiento matutino en el CENARD.

Embed
"Todavía no caigo. Esto se compara con la medalla de bronce en Beijing. Si bien esto es distinto, la alegría que siento es la misma porque era una de mis metas", comentó en aquel momento la bonaerense, que todavía no conocía el significado de ganar una medalla de oro.