En los próximos meses avanzará un proceso de licitación para desviar unos dos kilómetros de la traza a terrenos ferroviarios. De esta manera, no circularán más vehículos entre las viviendas del barrio.

Con el objetivo de desviar unos kilómetros la traza de la Autopista Ilia, en los próximos meses se avanzará en un proceso de licitación para evitar que los vehículos circulen entre las viviendas de la Villa 31. El sector afectado comprende el trayecto entre el peaje de Retiro y la Avenida 9 de Julio.

El trazado actual se mantendrá en pie pero con otra finalidad. La idea del Gobierno es construir un corredor verde abierto al público para unir las villas 31 y 31 bis con el resto de la Ciudad. Se trata de 45 mil metros cuadrados que se convertirán en un nuevo pulmón verde para los porteños.

Este nuevo espacio de esparcimiento será de un kilómetro y medio y estará ubicado en altura, por donde pasa hoy la autopista, y se le construirán accesos para que los vecinos puedan llegar a él, publicó el diario La Nación.

Embed

Se estima que el proyecto de licitación comience dentro de dos meses. El financiamiento vendrá de la venta de una porción de los terrenos pertenecientes al Tiro Federal Argentino que serán absorbidos por la administración porteña. Además, se sumarán créditos internacionales.

El proyecto se iniciará formalmente el año que viene y tendrá una duración de dos años. Pero aún faltan definir aspectos importantes, como la traza final. Todavía se están estudiando las alternativas. Además, aún se encuentra en estudio el impacto que la nueva traza podría provocar en el área, sobre todo teniendo en cuenta que por ahí circulan las líneas Mitre, San Martín y Belgrano.

De este modo, se descarta que la nueva autopista Ilia pase por sobre ninguna edificación. El nuevo trazado podría circular entre la línea de viviendas de la villa 31 y 31 Bis, y el espacio verde donde se encuentra la Facultad de Derecho, la plaza de las Naciones Unidas, el Centro de Exposiciones y el Parque Thays.

En la Villa 31 hay aproximadamente 9500 viviendas construidas en altura donde habitan unas 13.000 familias, un total de 43.000 personas.