Había desaparecido en junio de 2009 en Arabia Saudita, donde se encontraba de peregrinación, y volvió a aparecer en julio de 2010 en EE.UU. solicitando regresar a Irán.

Un científico nuclear iraní, Shahram Amiri, fue ejecutado en la horca tras ser condenado por facilitar informaciones secretas a Estados Unidos, informó el domingo un portavoz del poder judicial.

Amiri había desaparecido en junio de 2009 en Arabia Saudita, donde se encontraba de peregrinación, y volvió a aparecer en julio de 2010 en Estados Unidos solicitando regresar a Irán. Fue acogido entonces por funcionarios iraníes y desde entonces se carecía de noticias de él.

"Shahram Amirí tenía acceso a secretos del régimen y se había conectado con nuestro enemigo número 1, el Gran Satán (EEUU). Con su conexión con los Estados Unidos había proporcionado acceso al enemigo de información vital del país", afirmó el vocero del Poder Judicial, Gholamhosein Mohsení Ejeí.

Y añadió: "Este individuo no imaginaba que nuestro sistema de inteligencia sabía lo que hacía y cómo fue llevado a Arabia Saudita". Según el vocero iraní, "desde su marcha, un tribunal de primera instancia lo había condenado a muerte".