Un delincuente entró a robar en una oficina en Brasil y terminó de la peor forma. Se encontró con un policía fuera de servicio, que no dudó ni un segundo y lo mató de un disparó en la cara. El asalto quedó registrado en las cámaras de seguridad.