Una multitud de fieles acudió a la parroquia de San Cayetano en distintas ciudades del país, para pedirle como es costumbre cada año al santo de la providencia.
La jornada para honrar al patrono del trabajo, San Cayetano, tuvo este domingo, además de su contenido religioso con miles de fieles que se acercaron a la Iglesia de Liniers, una impronta política y social con la marcha que diversas organizaciones realizaron desde el santuario hasta la Plaza de Mayo bajo la consigna "Paz, pan, tierra, trabajo y techo".

En tanto, el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli sostuvo que la independencia firmada en Tucumán hace 200 años "sólo alcanzará vigencia cuando la familia más postergada tenga una casa digna donde no falte el trabajo".

Durante la homilía de la misa al aire libre celebrada frente a la Iglesia del santo patrono del trabajo ubicada en el barrio porteño de Liniers, monseñor Poli, leyó además la carta enviada especialmente por el papa Francisco con motivo de esta celebración, en la que el obispo de Roma llamó la atención sobre los "índices de desocupación significativamente altos" en el país.

san cayetano

Francisco aclaró que "una cosa es tener pan para comer en casa y otra llevarlo a casa como fruto del trabajo", y sólo esto último es lo que "confiere dignidad", por eso "cuando pedimos trabajo estamos pidiendo sentir dignidad".

Tras una caminata de doce kilómetros a través de la avenida Rivadavia, con dos paradas en Plaza Flores y otra en Congreso, las columnas ingresaron a la Plaza de Mayo cerca de las 15.
Entre los presentes se encontraban Nora Cortiñas, Osvaldo Bayer, Leopoldo Moreau, Raúl Eugenio Zaffaroni, Víctor Santa María, Jorge Taiana, Emilio Pérsico, Víctor De Gennaro y Hugo Yasky, entre otros.

san cayetano
ROSARIO Y SANTA FE

Bajo el lema "San Cayetano necesitamos tu abrazo de amor para seguir caminando", a partir de las 15 se inició la tradicional procesión por las calles rosarinas hasta llegar a la plaza Libertad, ubicada en la intersección de Sarmiento y Pasco, donde monseñor Eduardo Martín oficiaba la misa.

En su homilía, monseñor Martín llamó a "no poner el tesoro de nuestras vidas en la riqueza, en el dinero, en la avaricia", al considerar que es "una idolatría que tanto daño causa", y pidió y que en Argentina "se dé la unidad entre el trabajo y el pan, y el pan y el trabajo".

En tanto, en la ciudad de Santa Fe se repitió la asistencia masiva de fieles, provenientes muchos de ellos de ciudades y localidades vecinas, que participaron de las procesión encabezada por el titular de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo. En su mensaje, Arancedo destacó que "el trabajo y la cultura del trabajo hacen a la dignidad de la persona y al desarrollo de la comunidad".