Los Juegos Olímpicos suelen mostrar choques de culturas que muchas veces terminan por dar a conocer al mundo la cantidad de atletas que se ven unidos por el deporte pese a las diferencias de su país de origen. Y los Juegos de Río de Janeiro no fueron la excepción.
Una imagen ya dio la vuelta al mundo y no deja de llamar la atención por el contraste de sus protagonistas. Se trata del partido que enfrentó a Alemania y Egipto en el voley de playa, en la que la pareja teutona compuesta por Laura Ludwig y Kira Walkenhorst superó a Doaa Elghobashy y Nada Meawad por 2 a 0.

Sin embargo, lo más saliente de este encuentro fue la diferencia de vestimenta entre las dos naciones. Las alemanas lucieron la tradicional bikini que suelen utilizar las deportistas de esta disciplina, mientras que las egipcias, fieles a su cultura, utilizaron un traje que cubría completamente todo su cuerpo.


Egipto.jpg