Un joven de 24 años murió en las últimas horas en la ciudad bonaerense de Tres Arroyos al atragantarse con un pedazo de cordero.
El trágico accidente ocurrió en una vivienda de la calle Tacuarí 1270 en la noche del sábado, donde Raúl Héctor Sáenz Valiente, de 24 años y padre de un niño, se encontraba solo comiendo carne de cordero, una circunstancia que, según voceros del caso, influyó en la posibilidad de recibir ayuda al momento del episodio.

Entre las 23 y las 0 de ayer, un allegado a la víctima, lo encontró en el lugar de la cena y se comunicó con el 107 y emergencias del Hospital Pirovano, cuyos médicos al llegar constataron el deceso y se retiraron del lugar.

Fuentes policiales informaron anoche que, ante la inexistencia de dudas o presunciones sobre su muerte, no fueron convocados los médicos forenses y tampoco se realizó ninguna otra actuación de índole judicial.

El domingo por la mañana, los restos de Sáenz Valiente fueron inhumados en el cementerio local.