La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, denunció 11 mil llamados al 911 y 101 para intimidar al Presidente. En tanto, la ex mandataria advirtió sobre escritos en su domicilio porteño.

Al igual que el presidente Mauricio Macri, su antecesora Cristina Fernández también denunció amenazas anónimas que recibió en su departamento del barrio porteño de La Recoleta. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, aseguró que "hay una decisión" del Poder Ejecutivo de "no permitir que las amenazas se hagan algo normal" y que la idea es "investigar y llegar a los responsables", como se hizo en el caso de la amenaza a la hija del presidente Mauricio Macri y también al domicilio donde vivía el mandatario hasta que se mudó a la residencia de Olivos.

Embed

La ex mandataria radicó la semana pasada una denuncia ante la Justicia penal por una serie de notas manuscritas, papeles, intimidaciones verbales y anotaciones de contenido hostil que aparecieron en el inmueble que ocupa cuando está en Buenos Aires, en Juncal y Uruguay.

La presentación quedó radicada ante la jueza de instrucción Karina Zucconi, quien inmediatamente delegó la investigación en el fiscal Marcelo Roma. La causa tramita como "autor desconocido" y está dando sus primeros pasos de la investigación.

Embed

Con respecto a las amedrentaciones que recibe el actual jefe de Estado, Bullrich dijo que es necesario "ordenar" el 911 y 101, porque quienes amenazaron en el domicilio propiedad del presidente Macri hicieron "9.000 llamadas al 911" y "11.000 en total si se cuentan también las que hicieron al 101".

"Es una locura, y lo vamos a ordenar. Habrá que buscar un sistema de alerta para que cuando se llama mucho de un mismo teléfono, se pueda saber", aseveró, y adelantó que se va a implementar un sistema por el cual cuando se llame más de 10 veces al 911 se active un alerta, para que no se utilice un número de emergencia "de manera distorsionada".