Un joven quedó con el tabique desviado y fracturado luego de que personal de seguridad de un conocido boliche marplatense lo agrediera en un intento por frenar una pelea de la que el agredido sólo era testigo. "Te pido perdón, pero no te puedo devolver la plata", le dijeron luego de echarlo.
Un brutal hecho ocurrió este fin de semana en Mar del Plata en el boliche Sobremonte cuando Iván Gandolfi y su novia fueron a bailar. Media hora después de haber ingresado al local, un grupo de patovicas, que intentaba frenar una pelea, agredió al joven, quien miraba todo desde la barra. "Pará, yo no hice nada", dijo el muchacho en un intento por evitar los golpes.

Embed
El agredido fue llevado por el personal de seguridad hasta la puerta y lo dejaron en la vereda sin brindarle asistencia, mientras que su pareja llamaba a su cuñado para que fuera a buscarlos. Iván se reincorporó y les reclamó que le devolvieran su campera y el bolso de su novia.

Fue entonces que el custodio ensayó un polémico pedido de disculpas: "Te pido perdón en nombre de mis compañeros, pero no te puedo devolver el dinero. Lo que sí puedo darte son entradas gratis para la semana que viene", le dijo.

El joven fue internado en la clínica privada donde constataron un desvío y fractura de tabique, además de un sinfín de golpes repartidos en todo el cuerpo. Iván radicó la denuncia en la comisaría séptima.

"Se armó una pelea y nosotros nos fuimos moviendo, precisamente para evitarla. En ese revuelo, un patovica agarró a mi novia y ella se soltó. Entonces otro patovica la agarró fuerte y yo le dije que la deje, que nosotros no estamos haciendo nada, que la corte. Ahí es que me dijo que ella y yo nos íbamos a tener que ir y me agarró del brazo. Yo me quise soltar, pero entre muchos lograron sacarme. A la calle llegué todo ensangrentado", recordó Iván. "Todavía no entiendo cómo se les ocurrió ofrecerme entradas gratis para el próximo sábado", se indignó.