Ocurrió en el norte del estado brasileño de Río Grande do Sul. La víctima y un amigo se subieron a una pequeña embarcación para cazar pokémones que estaban en el agua. El bote se dio vuelta y los niños cayeron al río.
Un nene, de 9 años, murió cuando jugaba Pokémon Go en el río Tramandaí, en el litoral norte del estado brasileño de Río Grande do Sul, informaron los organismos de rescate de esa región.

La Brigada Militar de Río Grande do Sul reportó que el menor y otro amigo de la misma edad salieron el pasado lunes en la ciudad de Imbé a cazar pokémones en una pequeña embarcación pesquera de fibra de vidrio, que pocos minutos después se volteó y el niño, identificado como Arthuar Bobsin, murió ahogado.

Embed
La Policía Civil regional detalló que los dos menores cayeron al río y uno de ellos consiguió nadar hasta la orilla, mientras que el otro desapareció y su cuerpo fue encontrado siete horas después por los organismos de rescate y bomberos de la empresa Transpetro.

También el lunes, en el litoral sur del mismo estado -que es fronterizo con Uruguay y Argentina- un joven reportó el robo de su teléfono móvil cuando cazaba pokémones en la ciudad portuaria de Río Grande.

Embed
La "fiebre" por la versión en teléfonos móviles del videojuego llegó a Brasil en medio del clima de los Juegos Olímpicos de 2016 que se disputan en Río de Janeiro y en la que deportistas y público no han sido ajenos al fenómeno mundial del lanzamiento del Pokémon Go.